Cadencias del alma perturban mi mente,

me ofrecen tu imagen de ayer, renacida,

imagen de amor, que estaba perdida

en olas de olvido gélido, silente.

 

 

La niebla que esconde tu sol reluciente

levanta su velo, rota, estremecida.

Me cubrió el dolor de tu despedida

y se abre a tu amor, aún vivo y ardiente.

 

 

Espero anhelante el dulce momento

del íntimo encuentro, del cálido abrazo,

del fin del temor, del mortal lamento.

 

 

¡Vendrás a mi lado, amante, sediento!

¡Vendrás a anudar aquel viejo lazo!

¡Vendrás a extinguir nuestro alejamiento!

 

 

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

     

 

Entradas a:

Contenido del sitio

Poesía vital

Poesía trascendental

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos

 

Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés