TUS RAÍCES, SEÑOR

(Mt 1,1-17; Lc 3,23-28)

Por Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

Desde la eternidad de tu existencia

hasta tu nacimiento en carne humana,

en las ramas de tu árbol hay presencia

de una mezcla de seres que no es vana.

 

No exigiste pureza de su esencia,

ni elegiste una raza sobrehumana,  

es santa y pecadora la secuencia

y forma extraordinaria filigrana.

 

Eres rama de un árbol milenario

en tierra de David y de Abraham,

de la divina Ley depositario

y en tu ejemplo de vida la hallarán.

 

Llegaste para un fin extraordinario,

por tu misión los hombres vivirán

en un mundo feliz y solidario

si tu Palabra cumplen con afán.

 

Naciste de María, no engendrado,

floreciste en su seno virginal

y envaronaste en ciencia y hermosura.

 

Redimiste raíces del pecado,

del lastre de la culpa original,

y ofreciste la Vida que perdura.

 

En tu cuerpo de material sustancia,

late el Sol de la Ciencia y la Verdad.

De Santo es tu perfume, tu fragancia.

 

A la Cruz se orientó tu tierna infancia.

Muerte y Resurrección es tu heredad

y es tu perdón la espiritual ganancia.

Emma-Margarita R. A.-Valdés

Del libro "VERBO y verso"
Reservados todos los Derechos.
Prohibida su reproducción sin expreso consentimiento.

email: universo@universoliterario.net


Contenido del sitio

Poesía trascendental

Si quiere enviar un mensaje recomendando Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos

 

 Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés

Música: Ice Dance