HIJO MÍO, TE PROMETO...

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

 

He de abrirte un espacio

en la tierra y el cielo que te espera

y en el agua y el aire,

en un mundo que habitan odio y guerra.

Has nacido inocente

e iniciarás tu senda

con pasos inseguros, de mi mano,

hasta que el tiempo te hable de quimeras.

 

Cuando crezcas en cuerpo y libertad

quisiera poder darte mi experiencia,

hablarte del amor y de las flores,

del dolor del desierto, de las penas.

No sé si lograré

evitar entregarme a otras empresas,

lejos de tu cuidado,

enriquecer las horas a tu vera,

ser el faro que desde la distancia

te guíe en las tormentas.

 

He de alumbrar tu ruta y tengo miedo,

soy de un barro invadido de maleza,

impediré a mi triste oscuridad

que anuble las respuestas

a tus nuevas preguntas,

por mis errores y mi incompetencia.

Te prometo, hijo mío,

no dejarte caer en la cuneta,

luchar contra fantasmas y dragones

que ofusquen tu conciencia,

dar mi vida por ti, como holocausto,

si en tu camino emerge la condena.

 

Emma-Margarita R. A.-Valdés

Entradas a:

Contenido del sitio

Poesía vital

Poesía trascendental

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos

 

Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

Pintor: Dorian Flórez