SOLEDADES

 

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

Soledad ambiental del ciudadano,

espécimen urbano,

habitante del hierro y del cemento,

prisionero infrahumano

del humo, de los ruidos, del momento.

 

Soledad de razón privilegiada,

temida y envidiada,

sometida al dictado de ignorancia,

por odio marginada,

el mundo va al fracaso en su arrogancia.

 

Soledad del amor, del fiel amante,

que palpita anhelante

por tener en familia el dulce eco,

y el entorno reinante

deja su corazón sin paz, reseco.

 

Soledad de conciencia misionera,

de fe en Dios pordiosera,

se entrega y esclaviza su existencia.

Espiritual cantera,

que sólo obtiene cruel indiferencia.

 

Soledad del que grita la verdad

ante la sociedad,

que sigue sorda y muda en la incultura.

Impuesta necedad

para domar con pérfida atadura.

 

Soledad de los seres que se ofrecen

y en soledad perecen

por dar a los demás toda su vida.

Se sabe que merecen

amor y gratitud, y al fin se olvida.

 

Soledad del enfermo, el marginado,

el pobre, el exiliado,

y los muchos que sufren en la tierra.

Del dominio ofuscado,

el poder sólo piensa en oro y guerra.

 

¡Hay tanta soledad en este mundo…!

 


 

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

Entradas a:

Contenido del sitio

Poesía vital

Poesía trascendental

 

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos

 

Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés