SEÑALES DEL AMOR

Sobre el Evangelio de San Juan, capítulo II

Por:

Emma-Margarita R. A.-Valdés

Vuelve Jesús del árido desierto,

vencedor en la lucha contra el mal,

no rompieron su Amor las tentaciones

que urdió la felonía de Satanás.

Regresa a Galilea,

al afable remanso familiar.

Temprano empezará su vida pública

por el piadoso ruego maternal.


Comienzan las señales.

Signos que manifiestan la nueva creación,

la boda de Caná revela el primer signo,

símbolo de esponsales de los hombres con Dios.

En tinajas de piedra convierte el agua en vino,

el purificador.

Jesús exterioriza su gloria en el milagro.

Confían sus discípulos. Surge la salvación.

Fue insinuación materna.

Jesús dijo a su madre que aún no llegó la hora, 

el tiempo del Mesías no es el tiempo del cosmos,

la voluntad del Padre dirigirá sus obras.

La designó mujer, otra Eva para el mundo,

medianera de gracia, humana y milagrosa.

La súplica indulgente

inició la apertura a la fe y a la gloria.

 

Se celebra la Pascua, fiesta de los judíos.

Jesús asiste al Templo,

es en Jerusalén, el centro religioso.

Mercaderes, cambistas, en numerosos puestos,

gritan su mercancía.

A Él le aguijonea el sacrosanto celo.

Con cuerdas hace un látigo

y expulsa el desacato con un impulso nuevo.

La casa de su Padre es lugar de oración,

jamás para el comercio.

 

¿Qué señal nos presentas – preguntan los judíos –

para actuar así?. Y Jesús les replica

que destruyan el Templo, que Él lo levantará

completo al tercer día.

Hablaba  de su carne, su cuerpo-Santuario.

Se cumplió la Escritura, la muerte fue vencida.

Anuncia el Templo nuevo, serán sacras ofrendas

la obediencia y la fe. La liturgia bendita.



Emma-Margarita R. A.-Valdés
 
Prohibida su reproducción sin expreso consentimiento.

Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés
 


 Entradas a:

Contenido del sitio

Poesía trascendental

Poesía vital

Mapa

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

 

Añada Universo Literario a sus Favoritos