A SANTO DOMINGO DE GUZMÁN

 

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

En Caleruega (Burgos), en Castilla,

el siglo doce vio tu aparición,

el amor de tu limpio corazón,

eras de Dios la celestial semilla,

un dechado de humana abnegación

y a la iglesia divina aportación.

 

Una antorcha encendida entre tus labios,

una estrella brillando en tu cabeza,

la pila bautismal de realeza,

son signos celestiales, claros, sabios.

Domingo fue tu nombre, con certeza

“consagrado al Señor” por tu pureza

 

Naciste en cuna noble, con fortuna,

tu familia fue luz  espiritual,

aprendiste a ser justo, a ser leal,

ayudaste en el tiempo de la hambruna

ofrendándote esclavo universal

y luchaste en el mundo contra el mal.

 

Estudiaste latín, teología,

y otras ciencias formaron tu bagaje,

preparaste a conciencia tu equipaje

para ser vencedor de la herejía.

Te diste a la misión con gran coraje

y es tu árbol muy pródigo en ramaje.

 

El triunfo no te hirió con la soberbia,

tu humildad rechazó cargos, honores.

Esclavo del Señor de los señores

jamás venció en tu vida la protervia.

Sacerdote de místicos ardores,

la tierra se asombró de tus fulgores.

 

Un viaje te llevó a una nueva empresa,

al ver tantas ovejas descarriadas,

y posaste amoroso tus miradas

en ofrecerles luz de la Promesa.

Reuniste personas consagradas

y fundaste divinas alboradas.

 

La Virgen te mostró el Santo Rosario,

te encomendó su rezo difundieras

y arriaste con sus cuentas las banderas

enemigas del Hijo y su Sagrario.

Alegre te donaste sin fronteras

y en la fe enardeciste las hogueras.

 

Tu día era trabajo, apostolado,

tu noche era vigilia y oración.

tu alimento frugal y tu ilusión

servir a los deseos del Amado,

compartir la Cuaresma, la Pasión,  

en la caritativa Redención.

 

Alcanzaste la meta en tu andadura

y dejaste la huella de tu ciencia,

de tu amor a los pobres, tu paciencia,

tus milagros. Tu vuelo abrió la Altura.

Los dominicos son tu rica herencia

y en la Orden permanece tu presencia.


 

Emma-Margarita R. A.-Valdés


 


Entradas a:

 

Misterios del Santo Rosario

Oraciones sobre el Santo Rosario

Poesía trascendental

Contenido

 

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos

 Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés