RESIDENCIA DE ANCIANOS

 

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

    

 

 Ancianos que yacéis

tras la frontera helada del invierno,

exiliados del mundo, encarcelados

hasta el fin de la carne en vuestro tiempo.

Escucháis

los ásperos gemidos del silencio.

En la negrura triste de la noche

padecéis soledad, dolor y miedo.

 

Ancianos que lloráis

las raíces de aquellos pulsos nuevos,

arrancados del valle que entroncasteis

con la tierra que abonan los ancestros,

encendéis

hogueras en la nieve del recuerdo.

Hoy miráis el perfil del horizonte

con el temor aullando en el cerebro.

 

Ancianos que sabéis

el mágico poder del pensamiento,

en el naufragio gris de las ideas

rogáis la salvación sobre el madero.

 

¡Romped retratos rojos, palpitantes,

que atrapan al espíritu caído;

rasgad membranas vivas al quejido

de voces terrenales y distantes;

abrid celestes alas, suplicantes,

al soplo creador no concebido;

amad la luz del alba, el estallido

de soles en aristas de diamantes!.

 

Quedará atrás la piedra, el monumento

a la reliquia oscura, a la materia

expatriada en el ciego firmamento;

brotará un manantial del polvoriento

cadáver de ceniza y de miseria,

se cumplirá el final advenimiento.

 

 

Emma-Margarita R. A.-Valdés

  

 

Poesía Vital

Contenido

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés

Si quiere enviar un mensaje recomendando

 estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos

 

  

Pintor: Simón Vouet