SOSPECHA

 

Por

Fermín R Losada

 

 

 

Disgusto me produjo tu tardanza

y abandoné la casa con tristeza.

Temo perder a veces la cabeza

en un ciego querer sin esperanza.

 

En la calle deseo mi venganza,

quiero encontrarte y verte con tibieza,

y al comprobar tu falta, por pereza,

librar al corazón de una añoranza.

 

Al regreso compruebo el desatino.

Las razones parecen poderosas

y sufro mucho más mi desventura.

 

Sublime, hermoso, místico, divino,

el pensar la verdad de ciertas cosas

que anulan el dolor y la amargura.

 

Fermín R. Losada

 

Entrada

 

Todos los derechos reservados.

Prohibida su reproducción sin permiso

 de la autora de la página:

Emma-Margarita R. A.-Valdés