PILARES SECUNDARIOS

DEL VERSO 

- I -

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

icaballos2movpeq.gif (2572 bytes)

A) LA PAUSA O CESURA:

PAUSA GRAMATICAL

PAUSAS VERSAL

PAUSA INTERNA

PAUSA ESTRÓFICA

PAUSA MEDIA O CESURA:

               HEMISTIQUIO

               HETEROSTIQUIO

BRAQUISTIQUIO

ENCABALGAMIENTO:

               EN RELACIÓN CON EL TIPO DE VERSO:

                           VERSAL

                           MEDIAL

               EN RELACIÓN CON LA UNIDAD QUE ESCINDE:

                           LÉXICO

                           SIRREMÁTICO

                           ORACIONAL

              EN RELACIÓN CON LA LONGITUD DEL VERSO                 ENCABALGADO:

                           ABRUPTO

                           SUAVE

B) LA RIMA:

POR SU TIMBRE

                         TOTAL O CONSONANTE

                                PARCIAL O ASONANTE                         

POR SU CANTIDAD

                         OXÍTONA, AGUDA O MASCULINA

                                PAROXÍTONA, GRAVE, LLANA O FEMENINA

                                PROPAROXÍTONA O ESDRÚJULA

POR SU COMBINACIÓN O DISTRIBUCIÓN EN LA ESTROFA

                          CONTINUA

                                GEMELA

                                ABRAZADA

                                ALTERNADA

                                ENCADENADA

                                ENCADENADA EN ESCALERA

                          EN ECO

                                DE MAESTRÍA MAYOR 

                                DE MEDIA MAESTRÍA

                                MACHOFEMBRA

                                ENTRELAZADA

                          OTROS TIPOS DE RIMA

                  ibarraflorescolors.gif (6387 bytes)

icaballos2movpeq.gif (2572 bytes)

A) LA PAUSA O CESURA:

PAUSA:

El DRAE define la pausa como: un silencio de duración variable que delimita un grupo fónico o una oración.

Las pausas influyen en el ritmo del verso. No sólo son importantes para la perfecta declamación, sino también para dar cadencia, énfasis, o cualquier otro sentimiento que se quiera reflejar con la utilización de las pausas, apoyándose en ellas la modulación de la voz. Si coinciden la pausa necesaria para la declamación y la pausa sintáctica, el verso será más melodioso y natural. Las pausas por razones sintácticas son: fin de oración, vocativo intercalado, oración adjetiva explicativa, algunas subordinadas oracionales, hipérbaton, y otras.

 

CLASIFICACIÓN DE LAS PAUSAS:

 

Pausa gramatical: La producida por los signos de puntuación y por la sintaxis.

 

Pausa versal: La que se hace al final de cada verso. Sin embargo, cuando al final del verso no hay un signo ortográfico (coma, punto, punto y coma) no suele hacerse la pausa versal, excepto si el verso termine en vocal y el siguiente comience por vocal, con el fin de evitar la sinalefa. Igualmente no se origina pausa versal en el caso de encabalgamiento, que se produce cuando la frase concluye en el verso siguiente. El estudio del encabalgamiento se hará al final de la clasificación de las pausas. Ejemplo:

Eres mi faro y guía,

mi asidero, mi roca,

madre eterna y amiga

que mi olvido perdona,

tu mano en mis espinas

es caricia de alondra.

Se hace una pausa después de todas las palabras finales de cada verso. Si la palabra espinas del penúltimo verso fuera espina, en singular, la pausa sería más necesaria para no formar sinalefa con la vocal inicial del siguiente verso.

 

Pausa interna: Es la pausa que se produce en el interior del verso. Los versos no llevan siempre pausa interna, si la contienen se denominan versos pausados, y si no la contienen, versos impausados. La pausa interna no rompe la sinalefa. Ejemplo:

Eres mi faro y guía,

mi asidero, mi roca,

El segundo verso lleva una pausa interna señalada por el signo ortográfico correspondiente. Otro ejemplo:

Cuando todo termine, en el final

que lleve hasta los límites la espera

de un próximo horizonte,

y tristeza, abandono, desamparo,

acompañen los últimos momentos;

En el primer verso hay una pausa señalada por la coma, sin embargo no se destruye la sinalefa, "ne-en", el verso tiene 11 sílabas métricas. El segundo verso es también de 11 sílabas, con dos sinalefas, "ve-has" "la-es". El tercer verso tiene 7 sílabas métricas, con una sinalefa, "mo-ho". El cuarto verso lleva dos pausas señaladas por el signo ortográfico,  en la primera pausa se produce sinalefa, "za-a".

 

Pausa estrófica: La que se realiza al final de cada estrofa. Ejemplo:

La caricia del mar vuelve a tu playa,

regresa del desierto a Galilea,

donde habitas, María, en tu atalaya.

 

Su visita enardece la marea

maternal de tu cálida dulzura

que en abrazos de espuma se recrea.

 

Trae la brisa apacible de la altura,

la sal de su oceánica mirada,

te invade su oleaje de ternura.

Al final de cada terceto se hace una pausa mayor que al final de cada verso.

 

Pausa media o cesura: La que se sitúa en el interior del verso y se repite en la misma sílaba de cada verso, sin cortar las palabras, separando un grupo de palabras del verso de otro grupo de palabras del mismo verso. La cesura se produce en versos largos, los versos de hasta nueve sílabas se pronuncian fácilmente sin descansar, pero los de nueve sílabas en adelante necesitan una pausa, dividiéndolos en dos grupos. Si estos dos grupos contienen el mismo número de sílabas, son llamados hemistiquios; si no contienen el mismo número de sílabas, se denominan heterostiquios. El cómputo silábico de los hemistiquios sigue las reglas del aplicado a los versos independientes, tanto en cuanto al acento final, como a los acentos interiores. Nunca se produce la sinalefa entre la sílaba final del primer hemistiquio y la primera sílaba del segundo, pues el final de cada hemistiquio recibe el mismo tratamiento métrico que el final de verso. La cesura es un recurso poético que da carácter al verso, y recibe diversos nombres, por ejemplo la cesura del decasílabo dividiéndolo en dos hemistiquios de cinco sílabas, se denomina cesura épica; si lo divide en heterostiquios de 4 y 6 sílabas, siendo el primero llano u oxítono, se denomina cesura lírica, etc.

Ejemplo de hemistiquio:

Quiero conocer/ mis exactos límites

más allá del cuerpo,/ la mente y la tierra,

romper la ansiedad/ por lo inaccesible,

sentir la alegría/ de la Nochebuena.

Quiero amor y paz/ sobre mi arrecife,

la luz de la estrella/ brillando en mi vértice,

saber que soy lúcido,/ inmortal y libre

y sentir la dicha/ de ser inocente.

Los versos de esta estrofa son dodecasílabos métricos. Están formados por dos hemistiquios de 6 sílabas métricas. A cada hemistiquio se aplica las reglas del cómputo silábico de los versos simples. Analizando cada verso, tenemos:

En el primer verso, el primer hemistiquio termina en palabra aguda, "conocer", se cuenta una sílaba más, son 5 sílabas gramaticales y 6 sílabas métricas. El segundo hemistiquio termina en palabra esdrújula, "límites", se cuenta una sílaba menos, gramaticalmente tiene 7 y métricamente, 6.

En el segundo verso los dos hemistiquios son llanos.

En el tercer verso, el primer hemistiquio es agudo, por lo que se cuenta una sílaba más. El segundo hemistiquio es llano.

En el cuarto verso los dos hemistiquios son llanos.

En el quinto verso el primer hemistiquio termina en palabra aguda, por lo que se cuenta una sílaba más. El segundo hemistiquio es llano.

En el sexto verso el primer hemistiquio es llano. El segundo hemistiquio termina en palabra esdrújula, por lo que se cuenta una sílaba menos.

En el séptimo verso el primer hemistiquio es esdrújulo, por lo que se cuenta una sílaba menos. La palabra final de este hemistiquio termina en vocal "o", la primera palabra del hemistiquio siguiente comienza por vocal "i", pero como están separadas por un hemistiquio no se produce sinalefa. El segundo hemistiquio es llano.

En el octavo verso los dos hemistiquios son llanos.

 

Braquistiquio: Se produce el braquistiquio cuando entre dos pausas hay de una a cuatro sílabas, normalmente entre la pausa final del verso o pausa versal, y una pausa interior del verso siguiente, en este caso también recibe el nombre de hemistiquio corto. El braquistiquio puede formar un verso bisílabo o tetrasílabo, quedando entre dos pausas versales. Es un recurso poético para dar énfasis a determinadas palabras, separándolas del resto por dos pausas que producen una elevación del tono. Ejemplo:

cubren con una tela fina y blanca,

el sudario. Te vence el desconsuelo

El braquistiquio tiene lugar en "el sudario",  4 sílabas entre la pausa final del verso anterior y la pausa morfosintáctica.

icaballos2movpeq.gif (2572 bytes)

Encabalgamiento: Se produce encabalgamiento cuando la oración de un verso termina en parte del verso siguiente, es decir, cuando una pausa versal no coincide con una pausa morfosintáctica.

Hay partes de la oración que tienen que ser pronunciadas sin pausa en su interior, son los sirremas. Los sirremas del idioma español son:

  • Sustantivo con adjetivo o viceversa: cielo azul

  • Sustantivo con complemento determinativo: flor de azahar

  • Verbo con adverbio o viceversa: estudia mucho

  • El pronombre átono con la palabra correspondiente: su elefante

  • La preposición con el elemento correspondiente: con afecto

  • La conjunción con el elemento correspondiente: ni Juan

  • El artículo con el elemento correspondiente: la casa

  • Tiempos compuestos de los verbos o perífrasis verbales: dejó de estudiar

  • Palabras que llevan delante una preposición: va de juerga

  • Las oraciones adjetivas especificativas: las personas que vinieron

El verso en el que comienza el encabalgamiento, se llama verso encabalgante, y el verso que lo continúa, verso encabalgado.

 

Clases de encabalgamiento:

En relación con el tipo de verso:

Versal: si se produce al final del verso y continúa en el verso siguiente. Ejemplo:

El hijo que Isabel espera ansiosa

afirma, desde el seno, la existencia

del Mesías, que en tu interior reposa.

Medial: si se produce coincidiendo con la cesura en un verso compuesto. Ejemplo:

son las huellas del tiempo / escribiendo un destino

de noches de azabache / y mañanas de tul.

En relación con la unidad que escinde:

Léxico: Si la pausa versal divide la palabra entre el verso encabalgante y el encabalgado, poniéndose un guión para reflejar la división de la palabra. Ejemplo:

Y mientras miserable-

mente se están los otros abrasando

con sed insacïable

del no durable mando,

tendido yo a la sombra esté cantando.

(Fray Luis de León)

Sirremático: Si la pausa se produce en el interior de un sirrema. Ejemplo:

Isabel, por milagro, va a ser madre

del Precursor, profeta del Altísimo.

El encabalgamiento sirremático es: va a ser madre del Precursor

Oracional: Si se produce dividiendo una oración adjetiva especificativa. Ejemplo:

Isabel, por milagro, va a ser madre

del Precursor, profeta del Altísimo

que mostrará el sendero del perdón.

El encabalgamiento oracional es: profeta del altísimo que mostrará el sendero del perdón.

Otro ejemplo:

Tú, María, adelantas la verdad

que viene a revelar tu hijo, el Mesías,

En relación con la longitud del verso encabalgado:

Abrupto: Si el encabalgamiento finaliza antes de la quinta sílaba del verso encabalgado. Este encabalgamiento proporciona dinamismo al verso, intensifica el tono de las palabras encabalgadas. Ejemplo:

El hijo que Isabel espera ansiosa

afirma, desde el seno, la existencia

del Mesías, que en tu interior reposa.

Suave: si el encabalgamiento finaliza después de la quinta sílaba del verso encabalgado. Aporta suavidad, serenidad, a la expresión de la frase. Ejemplo:

Tú, María, adelantas la verdad

que viene a revelar tu hijo, el Mesías,

El encabalgamiento produce subida o descenso del tono del verso. Es un recurso poético para dar más musicalidad a la declamación, más variedad de tonos, haciendo que el verso no sea monótono.

ibarraflorescolors.gif (6387 bytes)

icaballos2movpeq.gif (2572 bytes)

Emma-Margarita R. A.-Valdés

ibarraflorescolors.gif (6387 bytes)

(A continuación se estudia la rima (Siguiente)

ibarraflorescolors.gif (6387 bytes)

ipaisajevelero.jpg (2362 bytes)

Contenido

Anterior    Índice    Siguiente

Si quiere enviar un mensaje recomendando

 estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés

ibarraflorescolors.gif (6387 bytes)