Ahora estamos tú y yo a solas,

papel en blanco querido,

mi incondicional amigo.

Me consuelas, me confortas.

 

En esta fase doliente,

cuando el recuerdo me azota,

eres tú, blanca paloma,

quien me calma, me adormece.

 

Siempre cerca de mis manos

para acoger mis desvelos,

angustias, antiguos miedos,

lamentos de mi pasado.

 

Voy a contarte que en días

de mis candorosos años,

tenía abiertos mis brazos

y confiaba en la vida.

 

Gozaba del mar, la lluvia,

la tierra, el aire y el sol;

confiaba en el amor

y en la amistad que perdura.

 

Jugaba con los muñecos,

mis hijos de cartón-piedra

(una escena viva y tierna

en el espacio del tiempo).

 

Los sacaba a pasear

por quiméricos jardines,

entre rosas y alhelíes

y un lago azul de cristal.

.../..

   

A MI PAPEL EN BLANCO

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

Pintor: Clement Gad Frederik

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando estas páginas, pulse AQUÍ

 

Pintor: Vicente Romero

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

../...

Hoy la cruda realidad

sigue siendo cartón-piedra

y la imagen de la escena

es, como el lago, cristal.

La soberbia, el egoísmo,

la falta de caridad,

dejan su rastro animal

y el dolor del sueño herido.

 

La amistad fue baladí,

un mito, una gran falacia,

un fuego fatuo, una llama,

un desvarío pueril.

 

No existe humano aliciente

para avivar mi esperanza,

ya he interpretado esta farsa

que es nuestra vida terrestre.

 

¡Pocas son las criaturas

que mantienen los valores!

Confiaré en que ellas logren

ser luz, sal y levadura.

 

Y aquí estoy, loca de amor,

papel en blanco, mi amigo,

para ofrecerte el latido

de mi triste corazón.

 

Emma-Margarita R. A.-Valdés

Poesía vital

Contenido