SEÑOR, TOMA MIS PANES Y MIS PECES

(Mt 14,13-21; Mc 6,30-44; Lc 9,10-17; Jn 6,1-15)

 

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 


 
       

Sufres porque Juan ha muerto

y buscas la soledad,

mas te salen al encuentro

miles de hombres cuyo credo

es tu Vida y tu Verdad.

Tu dolor es caridad

y les ofreces consuelo,

tienes mensajes de paz,

de eterna felicidad,

y curas a los enfermos.

El poblado está muy lejos,

es final de la jornada,

los cuerpos están hambrientos

pues no tienen alimento,

pero el alma está saciada.

La muchedumbre, sentada

sobre la hierba, en silencio,

permanece entusiasmada

con tu palabra sagrada

y no piensa en el regreso.

Un joven tiene en un cesto

cinco panes de cebada

y dos peces muy pequeños;

te da su hacienda, Maestro,

porque siente tu llamada

en el alma renovada.

Tú alzas los ojos al cielo,

la bendices y, aumentada,

la multitud sustentada,

sobran doce cestos llenos.

Yo también voy a tu encuentro

al monte de la humildad;

quiero estar entre tu pueblo

porque has llenado mi cesto

con tu infinita bondad;

aumenta mi caridad

para gozar compartiendo,

que llegue a todos tu pan

y una nueva humanidad

viva feliz en tu reino.

 

Emma-Margarita R. A.-Valdés

Del libro "Versos de amor y gloria"

Biblioteca de Autores Cristianos (BAC)

 

 

     

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

 estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos

Poesía trascendental

Contenido

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés