La oveja perdida: Lc 15,3-10

Del libro "VERBO y verso"

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés


OVEJA PERDIDA

 

 

Que se alboroce el cielo por la fe

de tantos que en su día te negaron,

de aquéllos que olvidaron sus orígenes

y Tú, misericorde, has rescatado.

 

Los buscaste, Señor, en los abismos

de la droga, del sexo y del dinero,

en las sucias cloacas de este mundo

infecto de ambición y engreimiento.

 

Los encontraste tristes, afligidos,

heridos por vivir sin convicción,

sin hallar un sentido a su existencia,

desnudos de piedad y del amor.

 

Los llevaste contigo hacia el aprisco

de las fieles ovejas de tu reino,

a los felices pastos anunciados,

por la mística puerta de tu cielo.

 

Los ángeles entonan aleluyas

en el concierto azul del firmamento

y en la casa del Padre se celebra

la fiesta por los hijos que has absuelto.

 

Y a mí, Señor, jamás permitas que

olvide tu bondad y tu Pasión.

Como a oveja perdida búscame

y llévame a tu reino por tu amor.

 


Emma-Margarita R. A.-Valdés

email del autor: universo@universoliterario.net

           

 

 

 

Contenido del sitio

 

Poesía trascendental

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos

 Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

Del libro: "VERBO y verso".
email del autor: universo@universoliterario.net

 

                        

Música: Fields Of Gold