¡QUÉ NOCHE TAN LARGA!

 

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

¡Oh!, ¡qué noche tan larga!,

oculto está el invicto ardiente sol.

Los seres exiliados

encienden las hogueras,

colocan amuletos de herraduras,

solemnizan banquetes,

conjuros, ceremonias...

El sumo sacerdote corta el muérdago

de los robles sagrados

con su cuchillo de oro.

Crece el acebo erguido.

Trae corona de espinas en sus hojas

y en sus bayas la sangre.

Los místicos abetos.

pregonan alabanzas por los bosques.

Las mariposas, libres,

olvidan sus crisálidas.

En la cueva caliza un Sol naciente

injerta en el ramaje de las horas

sus rayos de energía.

Asciende siempreviva en la maleza

y la espiga de luz.

El trigo inmaculado de la Casa del Pan

será dulce alimento de la Vida.

Emma-Margarita R. A.-Valdés

Del libro "Antes que la luz de la alborada, tú, María"

Poesía trascendental  -  Contenido  -  Virgen María

Navidad

"Antes que la luz de la alborada, tú, María"

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés

Si quiere enviar un mensaje recomendando

estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos