Milagro eucarístico de

Seefeld (Austria)

Año 1384

               En la pequeña ciudad de Seefeld, un 25 de marzo de 1384, Oswald Milser, caballero del castillo de Schloßberg, pretendió recibir, durante la Misa del Jueves Santo, la Hostia Magna. En el momento que la estaba tomando, el suelo comenzó a temblar y a abrirse. Y cuando Oswald se aferró al altar para no caer, el sacerdote logró recuperar la Hostia de su boca. Entonces, el temblor cesó. Mientras tanto, la Hostia comenzó a derramar Sangre viva. Los testimonios presentes fueron numerosos. Rápidamente la noticia se difundió por toda la nación. El mismo Emperador Maximiliano I se convirtió en un ferviente devoto.

               Hoy es posible visitar la iglesia de San Oswald, donde está expuesta la preciosa Reliquia de la Hostia manchada de Sangre. Además, existen numerosas pinturas que ilustran el Prodigio.

               La pequeña ciudad de Seefeld es actualmente meta de numerosas peregrinaciones gracias al Milagro  Eucarístico sucedido en el año 1384.

   

Entradas a: 

Milagros Eucarísticos

Poesías eucarísticas

Contenido de Universo Literario

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos