SANTO ROSARIO

 

 

 

 

 

EL ANUNCIO DEL REINO DE DIOS

Y LA LLAMADA A LA CONVERSIÓN

 

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

Jesús inicia su predicación, 

dice: el reino de Dios está cercano. 

Ya se ha cumplido el tiempo. Él es humano

y divino e invita a conversión.

Acercar la Palabra es su misión,

redimir el pecado del manzano,

sufrir la cruz, ser buen samaritano

para instaurar el reino del perdón. 

 

Es el momento de la penitencia, 

de oír el Evangelio, del Calvario, 

con humildad y fe y amor profundo.

 

El fiat de mujer fue complacencia 

desde la eternidad, de su sagrario

viene el reino de Dios para este mundo.

 

 

El reino es fiesta, es gracia, es crecimiento

en nueva vida, es patria del amor,

es la misericordia del Señor,

es su paz, y sublima el sufrimiento.

 

Es reconciliación por Sacramento

que perdona el pasado en el error

con esencia de fuego, si el dolor

de haber pecado es libre ofrecimiento.

 

El reino es como grano de mostaza,

levadura, tesoro, perla, red,

justicia, gozo, bien, sabiduría.

 

En soledad con Cristo se solaza

el alma acrisolada en la merced

de habitar en el reino, en la alegría.

 

 

Jesús abre la puerta de la gloria

y da la llave a Pedro, es su elegido

para representarle, ha renacido

de su honda conversión propiciatoria.

 

Dice a los suyos guarden su memoria

y que en su nombre entreguen lo ofrecido,

perdón al pecador arrepentido

y su reino del bien y la victoria.

 

Nos da los Sacramentos, son la luz

para alcanzar el reino de los cielos,

patrimonio del alma redimida.

 

Nos hace piedras vivas con su Cruz,

con su gracia levanta antiguos velos

y en su Cuerpo nacemos a otra vida.

 

Emma-Margarita R. A.-Valdés 

Luminoso 2º  -  Santo Rosario  -  Luminoso 4º

 

Grabaciones en mp3 con estas oraciones,

 recitadas por la autora

Virgen María

Libro: "Antes que la luz de la alborada, tú, María"

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés

Contenido

Si quiere enviar un mensaje recomendando 

estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos

Pintor: Pierre Mignard