CALENDARIO LITÚRGICO

TIEMPOS LITÚRGICOS

Diciembre, año 2017

 

Textos de los Evangelios de la liturgia y poesías relacionadas con ellos

Para regresar a esta página, después de visitar la poesía,
pulse el retroceso de su ordenador

Diciembre:

Especial Navidad

(Día 1, diciembre, viernes, Lc 21,29-33)

Lucas 21,29-33 - "Cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios" - En aquel tiempo, puso Jesús una parábola a sus discípulos: "Fijaos en la higuera o en cualquier árbol: cuando echan brotes, os basta verlos para saber que el verano está cerca. Pues, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios. Os aseguro que antes que pase esta generación todo eso se cumplirá. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán"

La venida del Hijo del Hombre

La venida del Hijo del Hombre, en mp3, recitada por las autora

Hágase tu voluntad

Hágase tu voluntad, en mp3, recitada por la autora

(Día 2, diciembre, sábado,  Lc 21,34-36)

Lucas 21, 34-36 - "Estad siempre despiertos, para escapar de todo lo que está por venir" - En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manteneros en pie ante el Hijo del hombre".

No permitas, Señor

No permitas, Señor, en mp3, recitada por las autora

Somos libres

Somos libres, en mp3, recitada por las autora

Soy lo que soy, Señor

Soy lo que soy, Señor, en mp3, recitada por las autora

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por las autora

Dame tu luz

Dame tu luz, en mp3, recitada por las autora

La venida del Hijo del Hombre

La venida del Hijo del Hombre, en mp3, recitada por las autora

(Día 3, diciembre, domingo, Mc 13,33-37. Tiempo de Adviento)

Marcos 13,33-37 - "Velad, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa" - En aquel tiempo, dijo Jesús sus discípulos: "Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento. Es igual que un hombre que se fue de viaje y dejó su casa, y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara. Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer; no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos. Lo que os digo a vosotros lo digo a todos: ¡Velad!".

La venida del Hijo del Hombre

La venida del Hijo del Hombre, en mp3, recitada por las autora

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por las autora

Peregrino de Infinito

Peregrino de infinito, en mp3, recitada por las autora

Somos libres

Somos libres, en mp3, recitada por las autora

Soy lo que soy, Señor

Soy lo que soy, Señor, en mp3, recitada por las autora

No permitas, Señor

No permitas, Señor, en mp3, recitada por las autora

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por las autora

Dame tu luz

Dame tu luz, en mp3, recitada por las autora

Te cantan hoy mis cítaras templadas, en mp3, recitada por las autora

(Día 4, diciembre, lunes, Mt 8,5-11)

Mateo 8,5-11 - Al entrar en Cafarnaúm, se le acercó un centurión y le rogó diciendo: "Señor, mi criado yace en casa paralítico con terribles sufrimientos". Dícele Jesús: "Yo iré a curarle". Replicó el centurión: "Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; basta que lo digas de palabra y mi criado quedará sano. Porque también yo, que soy un subalterno, tengo soldados a mis órdenes, y digo a éste: "Vete", y va; y a otro: "Ven", y viene; y a mi siervo: "Haz esto", y lo hace". Al oír esto Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían: "Os aseguro que en Israel no he encontrado en nadie una fe tan grande. Y os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se pondrán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los Cielos".

Tengo fe

Tengo fe, en mp3, recitada por las autora

Gotas de fe

Tu amor

Tu amor, en mp3, recitada por la autora

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por las autora

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por las autora

Hágase tu voluntad

Hágase tu voluntad, en mp3, recitada por la autora

(Día 5, diciembre, martes, Lc 10,21-24)

Lucas 10,21-24 - "Jesús se lleno de la alegría del Espíritu Santo" - En aquel tiempo, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó Jesús: "Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar". Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: "¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron".

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por las autora

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por las autora

Dame tu luz

Dame tu luz, en mp3, recitada por las autora

(Día 6, diciembre, miércoles, Mt 15,29-37)

Mateo 15,29-37 - "Jesús cura a muchos y multiplica los panes" - En aquel tiempo, Jesús, bordeando el lago de Galilea, subió al monte y se sentó en él. Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los echaban a sus pies, y él los curaba. La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y dieron gloria al Dios de Israel. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: "Me da lástima de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que se desmayen en el camino". Los discípulos le preguntaron: "¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?". Jesús les preguntó: "¿Cuántos panes tenéis?". Ellos contestaron: "Siete y unos pocos peces". Él mandó que la gente se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, dijo la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete cestas llenas.

Señor, toma mis panes y mis peces

Señor, toma mis panes y mis peces, en mp3, recitada por las autora

(Día 7, diciembre, jueves, Mt 7,21.24-27)

Mateo 7, 21.24-27 - "El que cumple la voluntad de mi Padre entrará en el Reino de los cielos" - En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: «No todo el que me dice “¡Señor, Señor!” entrará en el Reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en los cielos. El que escucha mis palabras y las pone en práctica, se parece a un hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, bajaron las crecientes, soplaron los vientos y arremetieron contra la casa; pero no se cayó, porque estaba cimentada sobre roca. El que escucha mis palabras y no las pone en práctica, se parece a un hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, bajaron las crecientes, soplaron los vientos y chocaron contra la casa; y la arrasaron completamente».

Hágase tu voluntad

Hágase tu voluntad, en mp3, recitada por la autora

Tu amor

Tu amor, en mp3, recitada por la autora

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por la autora

(Día 8, diciembre, viernes, Lc 1,26-38. Solemnidad de la Inmaculada Concepción de Santa María Virgen)

Lucas 1,26-38 - "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo" - En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo". Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: "No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin". Y María dijo al ángel: "¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?". El ángel le contestó: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible". María contestó: "Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra". Y la dejó el ángel.

La Encarnación del Hijo de Dios

La Encarnación del Hijo de Dios, en mp3, recitada por la autora

La Inmaculada Concepción

La Inmaculada Concepción, en mp3, recitada por la autora

Desde la eternidad

Señora de la profecía

Y amaneció la Vida

Y amaneció la Vida, en mp3, recitada por la autora

Bienaventurada

Libro "Antes que la luz de la alborada, tú, María"

Virgen María

Poesías en mp3, sobre el Santo Rosario, recitadas por la autora

El Santo Rosario, en pps

Postales con trípticos de sonetos sobre los misterios del Santo Rosario

Postales con oraciones sobre los misterios del Santo Rosario

(Día 9, diciembre, sábado, Mt 9,35-10,1.6-8)

Mateo 9,35-10,1.6-8 - "Al ver a las gentes, se compadecía de ellas" - En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: "La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies". Y llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia. A estos doce los envió con estas instrucciones: "Id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis".

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por las autora

El sacerdote

Habita tu sol en mis pupilas

Habita tu sol en mis pupilas, en mp3, recitada por las autora

¡Santa sencillez!

¡Santa sencillez!, en mp3, recitada por las autora

Paz conventual

Paz conventual, en mp3, recitada por las autora

Tengo fe

Tengo fe, en mp3, recitada por las autora

Peregrino de infinito

Peregrino de infinito, en mp3, recitada por las autora

Te cantan hoy mis cítaras templadas

Te cantan hoy mis cítaras templadas, en mp3, recitada por las autora

(Día 10, diciembre, domingo, Mc 1,1-8. Nuestra Señora de Loreto)

Marcos 1,1-8 - "Allanad los senderos del Señor" - Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Está escrito en el profeta Isaías: "Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos"." Juan bautizaba en el desierto; predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaba sus pecados, y él los bautizaba en el Jordán. Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y proclamaba: "Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo".

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por las autora

A Cristo

A Cristo, en mp3, recitada por las autora

Juan Bautista

Juan Bautista, en mp3, recitada por las autora

Juan abrió las veredas

Juan abrió las veredas, en mp3, recitada por la autora

Libro "Antes que la luz de la alborada, tú, María"

Virgen María

(Día 11, diciembre, lunes, Lc 5,17-26)

 Lucas 5,17-26 - " Hombre, tus pecados te quedan perdonados" - Un día que estaba enseñando, había sentados algunos fariseos y doctores de la ley que habían venido de todos los pueblos de Galilea y Judea, y de Jerusalén. El poder del Señor le hacía obrar curaciones. En esto, unos hombres trajeron en una camilla a un paralítico y trataban de introducirle, para ponerle delante de él. Pero no encontrando por dónde meterle, a causa de la multitud, subieron al terrado, le bajaron con la camilla a través de las tejas, y le pusieron en medio, delante de Jesús. Viendo Jesús la fe de ellos, dijo: «Hombre, tus pecados te quedan perdonados». Los escribas y fariseos empezaron a pensar: «¿Quién es éste, que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?» Conociendo Jesús sus pensamientos, les dijo: «¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: "Tus pecados te quedan perdonados", o decir: "Levántate y anda"? Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados, - dijo al paralítico -: "A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa"». Y al instante, levantándose delante de ellos, tomó la camilla en que yacía y se fue a su casa, glorificando a Dios. El asombro se apoderó de todos, y glorificaban a Dios. Y llenos de temor, decían: «Hoy hemos visto cosas increíbles».

Alborada del perdón

Alborada del perdón, en mp3, recitada por las autora

Diluvio del perdón

Diluvio del perdón, en mp3, recitada por las autora

A Cristo

A Cristo, en mp3, recitada por las autora

(Día 12, diciembre, maartes, Mt 18,12-14. Nuestra Señora de Guadalupe de México)

Mateo 18,12-14 - "Dios no quiere que se pierda ni uno de estos pequeños" - En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "¿Qué os parece? Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en el monte y va en busca de la perdida? Y si la encuentra, os aseguro que se alegra más por ella que por las noventa y nueve que no se habían extraviado. Lo mismo vuestro Padre del cielo: no quiere que se pierda ni uno de estos pequeños".

Tu amor

Tu amor, en mp3, recitada por la autora

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por la autora

Como una niña, Madre del cielo

Como una niña, Madre del cielo, en mp3, recitada por las autora

Peregrino de infinito

Peregrino de infinito, en mp3, recitada por la autora

Alborada del perdón

Alborada del perdón, en mp3, recitada por las autora

Diluvio del perdón

Diluvio del perdón, en mp3, recitada por las autora

Virgen de Guadalupe de Méjico

Virgen de Guadalupe de Méjico, en mp3, recitada por la autora

(Día 13, diciembre, miércoles, Mt 11,28-30)

Mateo 11,28-30 - "Venid a mí todos los que estáis cansados" - En aquel tiempo, exclamó Jesús: "Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera".

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por las autora

A Cristo

A Cristo, en mp3, recitada por las autora

Hágase tu voluntad

Hágase tu voluntad, en mp3, recitada por la autora

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por la autora

Dame tu luz

Dame tu luz, en mp3, recitada por las autora

Alianza del silencio

Tengo fe

Tengo fe, en mp3,recitada por la autora

Mis mezquitas

Gotas de fe

Peregrino de frutos y semillas

Peregrino de frutos y semillas, en mp3, recitada por la autora

Algarabía

(Día 14, diciembre, jueves, Mt 11,11-15. San Juan de la Cruz, patrono de los poetas españoles)

Mateo 11,11-15 - "No ha nacido uno más grande que Juan, el Bautista" - En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él. Desde los días de Juan, el Bautista, hasta ahora se hace violencia contra el reino de Dios, y gente violenta quiere arrebatárselo. Los profetas y la Ley han profetizado hasta que vino Juan; él es Elías, el que tenía que venir, con tal que queráis admitirlo. El que tenga oídos que escuche".

Juan Bautista

Juan Bautista, en mp3, recitada por las autora

Juan abrió las veredas

Juan abrió las veredas, en mp3, recitada por la autora

¿Cuánto vale un verso?

¿Cuánto vale un verso?, en mp3, recitada por la autora

Versos la nacer el día

Versos al nacer el día, en mp3, recitada por la autora

Te prosificaré, poesía

Te prosificaré, poesía, en mp3, recitada por la autora

(Día 15, diciembre, viernes, Mt 11,16-19)

Mateo 11,16-19 - "Los hechos dan razón a la Sabiduría" - "¿Pero, con quién compararé a esta generación? Se parece a los chiquillos que, sentados en las plazas, se gritan unos a otros diciendo: "Os hemos tocado la flauta, y no habéis bailado, os hemos entonado endechas, y no os habéis lamentado". Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: "Demonio tiene". Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: "Ahí tenéis un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores". Y la Sabiduría se ha acreditado por sus obras".

No importa

No importa, en mp3, recitada por las autora

A Cristo

A Cristo, en mp3, recitada por las autora

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por la autora

Dame tu luz

Dame tu luz, en mp3, recitada por las autora

Alianza del silencio

Tengo fe

Tengo fe, en mp3,recitada por la autora

Mis mezquitas

Gotas de fe

Peregrino de frutos y semillas

Peregrino de frutos y semillas, en mp3, recitada por la autora

Algarabía

(Día 16, diciembre, sábado,  Mt 17,10-13)

 Mateo 17, 10-13 - "Elías ha venido ya, pero no lo reconocieron" - En aquel tiempo, los discípulos le preguntaron a Jesús: «¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?». Jesús les respondió: «Sí, Elías tenía que venir a restaurarlo todo. Pero les digo que Elías ha venido ya y no lo han reconocido, sino que han hecho con él lo que han querido. Del mismo modo van a hacer padecer al Hijo del hombre».Entonces entendieron los discípulos que se refería a Juan el Bautista.

Juan Bautista

Juan Bautista, en mp3, recitada por las autora

Juan abrió las veredas

Juan abrió las veredas, en mp3, recitada por la autora

(Día 17, diciembre, domingo, Jn 1,6-8.19-28)

 Juan 1,6-8.19-28 - "En medio de vosotros hay uno que no conocéis" - Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. Y éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran: "¿Tú quién eres?". Él confesó sin reservas: "Yo no soy el Mesías". Le preguntaron: "¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?". El dijo: "No lo soy". "¿Eres tú el Profeta?" Respondió: "No" .Y le dijeron: "¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?". Él contestó: "Yo soy al voz que grita en el desierto: "Allanad el camino del Señor", como dijo el profeta Isaías". Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: "Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?". Juan les respondió: "Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia". Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

Evangelio de San Juan, Capítulo I y poesías sobre su texto

Juan Bautista

Juan Bautista, en mp3, recitada por las autora

Juan abrió las veredas

Juan abrió las veredas, en mp3, recitada por la autora

(Día 18, diciembre, lunes, Mt 1,18-24.  Nuestra Señora de la O, de la Esperanza. La Expectación del Parto)

Mateo 1,18-24 - "Jesús nacerá de María, desposada con José, hijo de David" - El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: "José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados". Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: "Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa "Dios-con-nosotros"." Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.

La Encarnación del Hijo de Dios

La Encarnación del Hijo de Dios, en mp3, recitada por la autora

Poesías en mp3, sobre el Santo Rosario, recitadas por la autora

Postales con trípticos de sonetos sobre los misterios del Santo Rosario

Postales con oraciones sobre los misterios del Santo Rosario

El despertar de José

El despertar de José, en mp3, recitada por la autora

Boda blanca

A San Gabriel, mensajero del Sol

A San Gabriel, mensajero del Sol, en mp3, recitada por la autora

Virgen de la Esperanza "La Balesquida"

Virgen de la Esperanza "La Balesquida", en mp3, recitada por la autora

(Día 19, diciembre, martes, Lc 1,5-9.11-22.24-25)

Lucas 1,5-9.11-22.24--25 - "El ángel Gabriel anuncia el nacimiento de Juan Bautista" - En tiempos de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado Zacarías, del turno de Abías, casado con una descendiente de Aarón llamada Isabel. Los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin falta según los mandamientos y leyes del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos eran de edad avanzada. Una vez que oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno, según el ritual de los sacerdotes, le tocó a él entrar en el santuario del Señor a ofrecer el incienso.Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor. Pero el ángel le dijo: "No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría, y muchos se alegrarán de su nacimiento. Pues será grande a los ojos del Señor: no beberá vino ni licor; se llenará de Espíritu Santo ya en el vientre materno, y convertirá muchos israelitas al Señor, su Dios. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías, para convertir los corazones de los padres hacia los hijos, y a los desobedientes, a la sensatez de los justos, preparando para el Señor un pueblo bien dispuesto". Zacarías replicó al ángel: "¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada." El ángel le contestó: "Yo soy Gabriel, que sirvo en presencia de Dios; he sido enviado a hablarte para darte esta buena noticia. Pero mira: te quedarás mudo, sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda, porque no has dado fe a mis palabras, que se cumplirán en su momento". El pueblo estaba aguardando a Zacarías, sorprendido de que tardase tanto en el santuario. Al salir no podía hablarles, y ellos comprendieron que había tenido una visión en el santuario. Él les hablaba por señas, porque seguía mudo. Días después concibió Isabel, su mujer, y estuvo sin salir cinco meses, diciendo: "Así me ha tratado el Señor cuando se ha dignado quitar mi afrenta ante los hombres".

Juan Bautista

Juan Bautista, en mp3, recitada por las autora

Juan abrió las veredas

Juan abrió las veredas, en mp3, recitada por la autora

(Día 20, diciembre, miércoles, Lc 1, 26-38)

Lucas 1,26-38 - "Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo" - A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo." Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: "No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin". Y María dijo al ángel: "¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?" El ángel le contestó: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible". María contestó: "Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra". Y la dejó el ángel.

Y amaneció la Vida

Y amaneció la Vida, en mp3, recitada por la autora

La encarnación de Hijo de Dios

Poesías en mp3, sobre el Santo Rosario, recitadas por la autora

A San Gabriel, mensajero del Sol

A San Gabriel, mensajero del Sol, en mp3, recitada por la autora

Especial Navidad

(Día 21, diciembre, jueves, Lc 1, 39-45)

Lucas 1, 39-45 - "¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a verme?" - Por aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a una ciudad de Judá. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y cuando Isabel oyó el saludo de María, el niño saltó en su seno. Entonces Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó a grandes voces: «¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! Pero ¿cómo es posible que la madre de mi Señor venga a visitarme? Porque en cuanto oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. ¡Dichosa tú, que has creído! Porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá».

La visita de María a su prima Isabel

La visita de María a su prima Isabel, en mp3, recitada por la autora

Poesías en mp3, sobre el Santo Rosario, recitadas por la autora

Postales con trípticos de sonetos sobre los misterios del Santo Rosario

Postales con oraciones sobre los misterios del Santo Rosario

Y amaneció la Vida

Y amaneció la Vida, en mp3, recitada por la autora

Señora de la profecía

De niña a doncella

(Día 22, diciembre, viernes, Lc 1,46-56)

Lucas 1,46-56 - "El Poderoso ha hecho obras grandes por mí" - En aquel tiempo, María dijo: "Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abrahán y su descendencia por siempre". María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa

La Encarnación del Hijo de Dios

La Encarnación del Hijo de Dios, en mp3, recitada por la autora

Poesías en mp3, sobre el Santo Rosario, recitadas por la autora

Postales con trípticos de sonetos sobre los misterios del Santo Rosario

Postales con oraciones sobre los misterios del Santo Rosario

Especial Navidad

Bienaventurada

Y amaneció la Vida

Y amaneció la Vida, en mp3, recitada por la autora

Señora de la profecía

De niña a doncella

(Día 23, diciembre, sábado, Lc 1, 57-66)

 Lucas 1,57-66 - "El nacimiento de Juan Bautista" - A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y la felicitaban. A los ocho días fueron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías, como a su padre. La madre intervino diciendo: "¡No! Se va a llamar Juan". Le replicaron: "Ninguno de tus parientes se llama así". Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: "Juan es su nombre". Todos se quedaron extrañados. Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios. Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo: "¿Qué va a ser este niño?" Porque la mano del Señor estaba con él.

Juan Bautista

Juan Bautista, en mp3, recitada por las autora

Juan abrió las veredas

Juan abrió las veredas, en mp3, recitada por la autora

(Día 24, diciembre, domingo,  Lc 1,26-38. Vigilia de Navidad)

Lucas 1,26-38 - "Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo" - A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo." Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: "No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin". Y María dijo al ángel: "¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?" El ángel le contestó: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible." María contestó: "Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra." Y la dejó el ángel.

Y amaneció la Vida

Y amaneció la Vida, en mp3, recitada por la autora

La encarnación de Hijo de Dios

Poesías en mp3, sobre el Santo Rosario, recitadas por la autora

Postales con trípticos de sonetos sobre los misterios del Santo Rosario

Postales con oraciones sobre los misterios del Santo Rosario

A San Gabriel, mensajero del Sol

A San Gabriel, mensajero del Sol, en mp3, recitada por la autora

Especial Navidad

Grabaciones, en mp3, de poesías navideñas

(Día 25, diciembre, lunes, Lc 2,1-14. La Natividad del Señor. Nuestra Señora de Belén) 

MISA DE MEDIANOCHE

Lucas 2,1-14 - "Gloria a Dios en las alturas" - Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Cirino. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento. Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el Angel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace». 

 

MISA DEL DÍA

 

Jn 1,1.5.9--14 - " La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros" - En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe. En ella estaba la vida y la vida era la luz de los hombres, y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron. La Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre; la cual no nació de sangre, ni de deseo de hombre, sino que nació de Dios. Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.

Evangelio de San Juan, Cap. I, y poesías sobre su texto

En tu Grial

En tu Grial, en mp3, recitada por la autora

¡Qué noche tan larga!

¡Qué noche tan larga!, en mp3, recitada por la autora

Amanece sobre tu flor de loto

Amanece sobre tu flor de loto, en mp3, recitada por la autora

Nace en Belén

Nace en Belén, en mp3, recitada por la autora

Feliz establo

Feliz establo, en mp3, recitada por la autora

Estás, María, llena de gracia

Estás, María, llena de gracia, en mp3, recitada por la autora

El nacimiento del Niño Jesús

El nacimiento del Niño Jesús, en mp3, recitada por la autora

Mi alegría

Mi alegría, en mp3, recitada por la autora

Gotas de Navidad

Gotas de Navidad, en mp3, recitada por la autora

Especial Navidad

Poesías en mp3, sobre el Santo Rosario, recitadas por la autora

Postales con trípticos de sonetos sobre los misterios del Santo Rosario

Postales con oraciones sobre los misterios del Santo Rosario

 

(Día 26, diciembre, martes, Mt 10,17-22. Fiesta de San Esteban Protomártir)

 

Mateo 10,17-22 - "No seréis vosotros los que habléis, sino el Espíritu de vuestro Padre" - En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: "No os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará".

Dame tu luz

Dame tu luz, en mp3, recitada por las autora

El sacerdote

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por las autora

(Día 27, diciembre, miércoles, Jn 20,2-8. Fiesta de San Juan Evangelista)

Juan 20,2-8 - "El otro discípulo corría más que Pedro y llegó primero al sepulcro" - El primer día de la semana, María Magdalena echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: "Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto." Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró.. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.

 

Evangelio de San Juan Cap. XX, y poesías sobre su texto

La Resurrección del Señor

Poesías en mp3, sobre el Santo Rosario, recitadas por la autora

(Día 28, diciembre, jueves, Mt 2,13-18. Fiesta de los Santos Inocentes)

Mateo 2,13-18 - " Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto" - Después de la partida de los magos, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: "Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo". José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto. Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del Profeta: Desde Egipto llamé a mi hijo. Al verse engañado por los magos, Herodes se enfureció y mandó matar, en Belén y sus alrededores, a todos los niños menores de dos años, de acuerdo con la fecha que los magos le habían indicado. Así se cumplió lo que había sido anunciado por el profeta Jeremías: En Ramá se oyó una voz, hubo lágrimas y gemidos: es Raquel, que llora a sus hijos
y no quiere que la consuelen,porque ya no existen.

El viaje a Egipto

¡Cuántos son nuevos Herodes!

¡Cuántos son nuevos Herodes!, en mp3, recitada por la autora

¿Por qué me has desamparado?

¿Por qué me has desamparado?, en mp3, recitada por la autora

Paternidad frustrada

Paternidad frustrada, en mp3, recitada por la autora

Sacrificio

Sacrificio, en mp3, recitada por la autora

Murió mi sueño

Murió mi sueño, en mp3, recitada por la autora

Manifiesto de Madrid

Carta del Dr. Bernard Nathanson

La historia de Stojan Adasevic

Hoy mi madre me ha matado

(Día 29, diciembre, viernes, Lc 2,22-35)

 

Lucas 2,22-35 - "Luz para alumbrar a las naciones" - Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: "Todo primogénito varón será consagrado al Señor", y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: "un par de tórtolas o dos pichones". Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: "Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel". Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María su madre: "Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma".

La Presentación del Niño Jesús en el Templo

La Presentación del Niño Jesús en el Templo, en mp3, recitada por la autora

Poesías en mp3, sobre el Santo Rosario, recitadas por la autora

Postales con trípticos de sonetos sobre los misterios del Santo Rosario

Postales con oraciones sobre los misterios del Santo Rosario

(Día 30, diciembre, sábado, Lc 2,36-40 )

 

Mateo 2,13-15.19-23 - "Coge al niño y a su madre y huye a Egipto" - Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: "Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo." José se levantó, cogió al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta: "Llamé a mi hijo, para que saliera de Egipto". Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto y le dijo: "Levántate, coge al niño y a su madre y vuélvete a Israel; ya han muerto los que atentaban contra la vida del niño". Se levantó, cogió al niño y a su madre y volvió a Israel. Pero, al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allá. Y, avisado en sueños, se retiró a Galilea y se estableció en un pueblo llamado Nazaret. Así se cumplió lo que dijeron los profetas, que se llamaría Nazareno.

El viaje a Egipto

La Sagrada Familia

Tu llama de amor viva

Adoro tus arrugas, amigo y compañero

Adoro tus arrugas, amigo y compañero, en mp3, recitada por la autora

Tesoros del pasado

Tesoros del pasado, en mp3, recitada por la autora

"Maternidad..., es poesía"

¡Cuántos son nuevos Herodes!

¡Cuántos son nuevos Herodes!, en mp3, recitada por la autora

¿Por qué me has desamparado?

¿Por qué me has desamparado?, en mp3, recitada por la autora

Paternidad frustrada

Paternidad frustrada, en mp3, recitada por la autora

Sacrificio

Sacrificio, en mp3, recitada por la autora

Murió mi sueño

Murió mi sueño, en mp3, recitada por la autora

Manifiesto de Madrid

Carta del Dr. Bernard Nathanson

La historia de Stojan Adasevic

Hoy mi madre me ha matado

(Día 31, diciembre, domingo, Lc 2,22-40. Fiesta de La Sagrada Familia)

Jornada por la Familia y por la Vida

 

Lucas 2, 22-40 - "Cristo es la luz que alumbra a las naciones" - Cuando se cumplieron los días de la purificación prescrita por la ley de Moisés, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, como prescribe la ley del Señor: Todo primogénito varón será consagrado al Señor. Ofrecieron también en sacrificio, como dice la ley del Señor: un par de tórtolas o dos pichones. Había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías enviado por el Señor. Vino, pues, al templo movido por el Espíritu y, cuando sus padres entraban con el niño Jesús para cumplir lo que mandaba la ley, Simeón lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar que tu siervo muera en paz. Mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos, como luz para iluminar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel». Su padre y su madre estaban admirados de las cosas que se decían de él. Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: «Mira, este niño hará que muchos caigan o se levanten en Israel. Será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón; así quedarán al descubierto las intenciones de muchos». "Hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén" - En aquel tiempo, había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba

La Presentación del Niño Jesús en el Templo

La Presentación del Niño Jesús en el Templo, en mp3, recitada por la autora

La Sagrada Familia

Tu llama de amor viva

Poesías en mp3, sobre el Santo Rosario, recitadas por la autora

Poesías para el Año Viejo y el Año Nuevo

Grabaciones, en mp3, de poesías para el Año Viejo y el Año Nuevo

Postales con trípticos de sonetos sobre los misterios del Santo Rosario

Postales con oraciones sobre los misterios del Santo Rosario

Calendario Litúrgico

Contenido

Currículum - Opiniones - Estilo - Libros - Métrica  

Poesía vital - Poesía trascendental - Poesías eucarísticas

Virgen María - Santo Rosario

  Navidad - Semana Santa - Pascua de Resurrección

 Teatro  -  Relatos - Paremias y refranes  - Postales

Gotas de amor - Gotas de vida - Gotas de fe - Gotas de Navidad

Gotas de Año Viejo y de Año Nuevo

Novedades y comunicados

El carrusel: Páginas de y para los más jóvenes

Poesías escogidas de otros poetas

MAPA DEL SITIO

Libro "Antes que la luz de la alborada, tú, María"

 Libro "Maternidad..., es poesía"

Libro "Algarabía"

Poesías en mp3 recitadas por la autora

Presentaciones en power point

Si quiere enviar un mensaje recomendando  estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos