CALENDARIO LITÚRGICO

TIEMPOS LITÚRGICOS

 

Septiembre año 2018

Textos de los Evangelios de la liturgia y poesías relacionadas con ellos

Para regresar a esta página, después de visitar la poesía,
pulse el retroceso de su ordenador

 

Septiembre:

 

(Día 1, septiembre,  sábado, Mt 25,14-30 . Ntra. Sra. del Puig, Ntra. Sra. de la Cinta)

Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación

Mateo 25, 14-30 - "Como has sido fiel en lo poco, pasa al banquete de tu señor" - En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: "Un hombre que se iba al extranjero llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó. El que recibió cinco talentos fue enseguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno, hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor. Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar cuentas con ellos. Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: "Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco". Su señor le dijo: "Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor". Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: "Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos". Su señor le dijo: "Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor". Finalmente se acercó el que había recibido un talento y dijo: "Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces; tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo". El señor le respondió: "Eres un empleado negligente y holgazán; ¿conque sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque el que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese empleado inútil echadlo fuera, a las tinieblas, allí será el llanto y el rechinar de dientes"".

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 498 hasta la 499 (a. i.)

Los talentos

Los talentos, en mp3, recitada por las autora

Especial Virgen María

El mar

(Día 2, septiembre, domingo. Mc 7,1-8.14-15.21-23)

 

Marcos 7, 1-8. 14-15. 21-23 - "Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres" - En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos escribas de Jerusalén, y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. ( Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes la manos restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas. ) Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús "¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?" Él contesto: "Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos. Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres". Entonces llamó de nuevo a la gente y les dijo: "Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer la hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro".

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 279 hasta la 285 (a. i.)

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por las autora

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por la autora

 

(Día 3, septiembre, lunes. Lc 4,16-22.24-27.29-30)

 

Lucas 4, 16-30 - "Me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres... Ningún profeta es bien mirado en su tierra" - En aquel tiempo fue Jesús a Nazaret, donde se había criado; entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desarrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: "El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor". Y, enrollando el libro, lo devolvió al que lo ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él se puso a decirles: "Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír". Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios. Y decían: "¿No es éste el hijo de José?" Y les dijo: "Sin duda me recitaréis aquel refrán: "Médico, cúrate a ti mismo"; haz también aquí, en tu tierra, lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaúm". Y añadió: "Os aseguro que ningún profeta es bien mirado en su tierra. Os garantizo que en Israel había muchas viudas en tiempos de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías más que a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado más que Naamán, el sirio". Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo empujaron fuera del pueblo hasta un barranco del monte en donde se alzaba su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se alejaba.

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 140 hasta la 143 (a. i.)

Hoy se cumple la escritura

 

(Día 4, septiembre, martes Lc 4,31-37. Nuestra Señora de la Consolación)

 

Lucas 4,31-37 - "Sé quién eres: el Santo de Dios" - En aquel tiempo, Jesús bajó a Cafarnaúm, ciudad de la Galilea, y los sábados enseñaba a la gente. Se quedaban asombrados de su enseñanza, porque hablaba con autoridad. Había en la sinagoga un hombre que tenía un demonio inmundo, y se puso a gritar a voces: "¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres: el Santo de Dios". Jesús le intimó: "¡Cierra la boca y sal!". El demonio tiró al hombre por tierra en medio de la gente, pero salió sin hacerle daño. Todos comentaban estupefactos: "¿Qué tiene su palabra? Da órdenes con autoridad y poder a los espíritus inmundos, y salen". Noticias de él iban llegando a todos los lugares de la comarca.

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 145 hasta la 147 (a. i.)

Por el azul se llega a Galilea

Por el azul se llega a Galilea, en mp3, recitada por la autora

Especial Virgen María

 

(Día 5, septiembre, miércoles, Lc 4,38-44)

 

Lucas 4, 38-44 - "También a los otros pueblos tengo que anunciarles el Reino de Dios, para eso me han enviado" - En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, entró en casa de Simón. La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta, y le pidieron que hiciera algo por ella. Él, de pie a su lado, increpó a la fiebre, y se le pasó; ella, levantándose en seguida, se puso a servirles. Al ponerse el sol, los que tenían enfermos con el mal que fuera, se los llevaban; y él, poniendo las manos sobre cada uno, los iba curando. De muchos de ellos salían también demonios, que gritaban: "Tú eres el Hijo de Dios". Los increpaba y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Mesías. Al hacerse de día, salió a un lugar solitario. La gente lo andaba buscando; dieron con él e intentaban retenerlo para que no se les fuese. Pero él les dijo: "También a los otros pueblos tengo que anunciarles el reino de Dios, para eso me han enviado. Y predicaba en las sinagogas de Judea.

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 148 hasta la 150 (a. i.)

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por las autora

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por la autora

 

(Día 6, septiembre, jueves, Lc 5,1-11. Nuestra Señora de Guadalupe, España, y Ntra. Sra. de  la Cinta )

 

Lucas 5, 1-11 - "Dejándolo todo, le siguieron" - En aquel tiempo, Jesús estaba a orillas del lago de Genesaret y la gente se agolpaba en torno suyo para oír la palabra de Dios. Jesús vio dos barcas a la orilla del lago; los pescadores estaban lavando las redes. Subió Jesús a una de las barcas, la de Simón, le pidió que la alejara un poco de tierra y, sentado enseñaba a la multitud. Cuando acabó de hablar dijo a Simón: Lleva la barca lago adentro y echad las redes para pescar. Simón replicó: Maestro, hemos trabajado toda la noche y no hemos pescado nada; pero, confiado en tu palabra, echaré las redes. Así lo hicieron, y cogieron tal cantidad de peces que las redes se rompían. Entonces hicieron señas a sus compañeros que estaban en la otra barca, para que vinieran a ayudarles. Vinieron y llenaron tanto las dos barcas que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús, y le dijo: ¡Apártate de mí, Señor, porque soy un pecador!. Porque tanto él como sus compañeros estaban llenos de asombro al ver la pesca que habían conseguido; lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Entonces Jesús le dijo a Simón: No temas: desde ahora serás pescador de hombres. Luego llevaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, le siguieron.

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 125 hasta la 128 (a. i.)

Red de amor

Red de amor, en mp3, recitada por las autora

Virgen de Guadalupe de Cáceres (España)

Virgen de Guadalupe de Cáceres (España), en mp3, recitada por las autora

 

(Día 7, septiembre, viernes, Lc 5,33-39. Nuestra Señora de la Fontcalda)

 

 Lucas 5,33-39 - "Llegará el día en que se lleven al novio, y entonces ayunarán" - En aquel tiempo, dijeron a Jesús los fariseos y los escribas: "Los discípulos de Juan ayunan a menudo y oran, y los de los fariseos también; en cambio, los tuyos, a comer y a beber." Jesús les contestó: "¿Queréis que ayunen los amigos del novio mientras el novio está con ellos? Llegará el día en que se lo lleven, y entonces ayunarán".Y añadió esta parábola: "Nadie recorta una pieza de un manto nuevo para ponérsela a un manto viejo; porque se estropea el nuevo, y la pieza no le pega al viejo. Nadie echa vino nuevo en odres viejos; porque el vino nuevo revienta los odres, se derrama, y los odres se estropean. A vino nuevo, odres nuevos. Nadie que cate vino añejo quiere del nuevo, pues dirá: "Está bueno el añejo".

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 157 hasta la 160 (a. i.)

Pequeña semilla

Pequeña semilla, en mp3, recitada por las autora

Me coronas rey de la materia

Me coronas rey de la materia, en mp3, recitada por las autora

Hombre y Dios

Hombre y Dios, en mp3, recitada por las autora

Especial Virgen María

 

(Día 8, septiembre, sábado, Mt 1,1-6.12-15.18-23. La Natividad de la Virgen María. Nuestra Señora Santa María de Guadalupe, de Covadonga, del Coro, de la Encina, de Regla, de Alta Gracia, de la Peña de Francia, del Castañar, del Consuelo, de los Llanos, etc)

 

Mateo 1,1-16.18-23- "La criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo" - Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. Abrahán engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés a Esrón, Esrón a Aram, Aram a Aminadab, Aminadab a Naasón, Naasón a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey. David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón a Roboam, Roboam a Abías, Abías a Asaf, Asaf a Josafat, Josafat a Joram, Joram a Ozías, Ozías a Joatán, Joatán a Acaz, Acaz a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amós, Amos a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia. Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel a Zorobabel, Zorobabel a Abiud, Abiud a Eliaquín, Eliaquín a Azor, Azor a Sadoc, Sadoc a Aquim, Aquim a Eliud, Eliud a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. Cristo vino al mundo de la siguiente manera: Estando María, su madre, desposada con José, y antes de vivir juntos, sucedió que ella esperaban un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió dejarla en secreto. Mientras pensaba en esto, el ángel del Señor le dijo en sueños: José, hijo de David, no dudes en recibir a María como tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados. Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por el profeta Isaías: La virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán el nombre de Emmanuel, que quiere decir «Dios-con-nosotros».

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 44 hasta la 46 (a. i.)

Y amaneció la vida

El despertar de José

Virgen de Covadonga

Virgen de Covadonga, en mp3, recitada por las autora

Virgen de Guadalupe de Cáceres (España)

Virgen de Guadalupe de Cáceres (España), en mp3, recitada por las autora

Nuestra Señora de la Caridad del Cobre

Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, en mp3, recitada por las autora

Desde la eternidad

Señora de la profecía

Especial Virgen María

Libro "Antes que la luz de la alborada, tú, María"

Sonetos sobre los Misterios del Santo Rosario

Oraciones sobre los Misterios del Santo Rosario

Poesías sobre los misterios del Rosario, en mp3, recitadas por la autora

El Santo Rosario, en pps

 

(Día 9, septiembre, domingo, Mc 7,31-37. Nuestra Señora de Aránzazu y Ntra. Sra. de Gracia)

 

 Marcos 7, 31-37 - "Hace oír a los sordos y hablar a los mudos" - En aquel tiempo, dejó Jesús el territorio de Tiro, pasó por Sidón, camino del lago de Galilea, atravesando la Decápolis. Y le presentaron un sordo que, además, apenas podía hablar; y le piden que le imponga las manos. Él, apartándolo de la gente a un lado, le metió los dedos en los oídos y con la saliva le tocó la lengua. Y, mirando al cielo, suspiró y le dijo: "Effetá", esto es "Ábrete". Y al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y hablaba sin dificultad. Él les mandó que no lo dijeran a nadie; pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos. Y en el colmo del asombro decían: "Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos".

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 287 hasta la 289 (a. i.)

Deseo

Deseo, en mp3, recitada por las autora

Dame tu luz

Dame tu luz, en mp3, recitada por las autora

Penitencia de ceniza

Penitencia de ceniza, en mp3, recitada por las autora

Especial Virgen María

 

(Día 10, septiembre, lunes, Lc 6,6-11. Nuestra Señora de las Maravillas)

 

Lucas 6,6-11 - "Estaban al acecho para ver si curaba en sábado" - Un sábado, entró Jesús en la sinagoga a enseñar. Había allí un hombre que tenía parálisis en el brazo derecho. Los escribas y los fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo. Pero él, sabiendo lo que pensaban, dijo al hombre del brazo paralítico: "Levántate y ponte ahí en medio". Él se levantó y se quedó en pie. Jesús les dijo: "Os voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido en sábado: hacer el bien o el mal, salvar a uno o dejarlo morir?". Y, echando en torno una mirada a todos, le dijo al hombre: "Extiende el brazo".  Él lo hizo, y su brazo quedó restablecido. Ellos se pusieron furiosos y discutían qué había que hacer con Jesús.

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 165 hasta la 168 (a. i.)

Es sábado, Señor

Es sábado, Señor, en mp3, recitada por las autora

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por las autora

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por la autora

Deseo

Deseo, en mp3, recitada por las autora

Especial Virgen María

 

(Día 11, septiembre, martes, Lc 6,12-19)

Nuestra Señora de Coromoto. Nuestra Señora de la Cueva Santa, de la Fuensanta y de los Remedios

 

Lucas 6, 12-19 - "Pasó la noche orando. Escogió a doce y los nombró apóstoles" - Por entonces subió Jesús a la montaña a orar y pasó la noche orando a Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió a doce de ellos y los nombró apóstoles: Simón, al que puso el nombre de Pedro; y Andrés, su hermano; Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago Alfeo, Simón apodado el Zelotes, Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor. Bajó Jesús del monte con los Doce y se paró en un llano con un grupo grande de discípulos y de pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 170 hasta la 174 (a. i.)

Dame tu luz

Dame tu luz, en mp3, recitada por las autora

Tu marioneta

Virgen de Coromoto

Virgen de Coromoto, en mp3, recitada por las autora

Virgen María

A María

A María, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 12, septiembre, miércoles, Lc 6,20-26. Dulcísimo Nombre de María, Nuestra Señora de Estíbaliz, del Henar, etc)

 

Lucas 6,20-26 - "Dichosos los pobres; ¡ay de vosotros, los ricos!" - En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo: "Dichosos los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. Dichosos los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados. Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis. Dichosos vosotros, cuando os odien los hombres, y os excluyan, y os insulten, y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas. Pero, ¡ay de vosotros, los ricos!, porque ya tenéis vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados!, porque tendréis hambre. ¡Ay de los que ahora reís!, porque haréis duelo y lloraréis. ¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas".

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 175 hasta la 177 (a. i.)

Alma bienaventurada

Alma bienaventurada, en mp3, recitada por las autora

Peregrino de frutos y semillas

Peregrino de frutos y semillas, en mp3, recitada por las autora

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por la autora

Especial Virgen María

Desde la eternidad

Virgen María

A María

A María, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 13, septiembre, jueves,  Lc 6,27-38.Nuestra Señora de Lluc, de Valvanera, de Aránzazu)

 

Lucas 6, 27-38 - "Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo" - En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "A los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os injurian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, déjale también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames. Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis sólo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien sólo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores lo hacen. Y si prestáis sólo cuando esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores con intención de cobrárselo. ¡No! Amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada: tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desgraciados. Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados; dad y se os dará; os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis la usarán con vosotros".

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 194 hasta la 197 (a. i.)

Alborada del perdón

Alborada del perdón, en mp3, recitada por las autora

Diluvio del perdón

Diluvio del perdón, en mp3, recitada por las autora

Tu amor

Tu amor, en mp3, recitada por la autora

Te cantan hoy mis cítaras templadas

Te cantan hoy mis cítaras templadas, en mp3, recitada por la autora

A Cristo

A Cristo, en mp3, recitada por la autora

Virgen María

 

(Día 14, septiembre, viernes, Jn 3,13-17. La exaltación de la Santa  Cruz)

 

Juan 3,13-17 - "Tiene que ser elevado el Hijo del hombre" - En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: "Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen el él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él."

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 116 hasta la 118 (a. i.)

Su martirio es Palabra de Dios

Su martirio es Palabra de Dios, en mp3, recitada por las autora

Hombre y Dios

Hombre y Dios, en mp3, recitada por las autora

Evangelio de San Juan, Capítulo III y poesías sobre su texto

 

(Día 15, septiembre, sábado, Jn 19,25-27. Nuestra Señora de los Dolores, de la Angustias, del Camino, Bien Aparecida)

 

Juan 19,25-27 - "Triste contemplaba y dolorosa miraba del Hijo amado la pena" - En aquel tiempo, junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego, dijo al discípulo: "Ahí tienes a tu madre". Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa.

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 592 hasta la 593 (a. i.)

Quiero hacer con mi vida una oración

Quiero hacer con mi vida una oración, en mp3, recitada por la autora

Virgen de los dolores

Nuestra Señora de las Angustias

Nuestra Señora de las Angustias, en mp3, recitada por las autora

Vuelas por las calles del infierno

 Vuelas por las calles del infierno, en mp3, recitada por las autora

¿Por qué?

¿Por qué?, en mp3, recitada por las autora

Llevas el peso de sus treinta y tres años

 Llevas el peso de sus treinta y tres años, en mp3, recitada por las autora

Sigues la huella roja de su pie

 Sigues la huella roja de su pie, en mp3, recitada por las autora

De pie estabas

De pie estabas, en mp3, recitada por las autora

Das a tu hijo el último abrazo

 Das a tu hijo el último abrazo, en mp3, recitada por las autora

Evangelio de San Juan, Capítulo XIX y poesías sobre su texto

 

(Día 16, septiembre, domingo, Mc 8,27-35)

 

Marcos 8, 27-35 - "Tú eres el Mesías. . . El Hijo del hombre tiene que padecer mucho" - En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Felipe; por el camino, preguntó a sus discípulos: "¿Quién dice la gente que soy yo?". Ellos le contestaron: "Unos, Juan Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas". Él les preguntó: "Y vosotros, ¿quién decís que soy?". Pedro le contestó: "Tú eres el Mesías". Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y empezó a instruirlos: "El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días". Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Jesús se volvió y, de cara a los discípulos, increpó a Pedro: "¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!". Después llamó a la gente y a sus discípulos, y les dijo: "El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Mirad, el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará".

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 298 hasta la 301 (a. i.) y ver la pág. 302

Encuesta de opinión

Encuesta de opinión, en mp3, recitada por las autora

A Cristo

A Cristo, en mp3, recitada por la autora

Primera predicción de la Pasión

Primera predicción de la Pasión, en mp3, recitada por las autora

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por las autora

Deseo

Deseo, en mp3, recitada por las autora

Odalisca del rayo

Biznagas luminosas

Biznagas luminosas, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 17, septiembre, lunes, Lc 7,1-10)

 

Lucas 7, 1-10 - "Ni en Israel he encontrado tanta fe" - En aquel tiempo, cuando terminó Jesús de hablar a la gente, entró en Cafarnaum. Un centurión tenía enfermo, a punto de morir, a un criado a quien estimaba mucho. Al oír hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos para rogarle que fuera a curar a su criado. Ellos, presentándose a Jesús, le rogaban encarecidamente: "Merece que se lo concedas, porque tiene afecto a nuestro pueblo y nos ha construido la sinagoga". Jesús se fue con ellos. No estaba lejos de la casa, cuando el centurión le envió unos amigos a decirle: "Señor, no te molestes; no soy yo quién para que entres bajo mi techo; por eso tampoco me creí digno de venir personalmente. Dilo de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes, y le digo a uno: "Ve", y va; al otro: "Ven", y viene; y a mi criado: "Haz esto", y lo hace". Al oír esto, Jesús se admiró de él, y, volviéndose a la gente que lo seguía dijo: "Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe". Y al volver a casa, los enviados encontraron al siervo sano.

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 221 hasta la 223 (a. i.)

Tengo fe

Tengo fe, en mp3, recitada por la autora

 

(Día 18, septiembre, martes, Lc 7,11-17)

 

Lucas 7, 11-17 - "¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!" - En aquel tiempo, iba Jesús camino de una ciudad llamada Naín, e iban con él sus discípulos y mucho gentío. Cuando se acercaba a la entrada de la ciudad, resultó que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda; y un gentío considerable de la ciudad la acompañaba. Al verla el Señor, le dio lástima y le dijo: "No llores". Se acercó al ataúd, lo tocó (los que lo llevaban se pararon) y dijo: "¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!" El muerto se incorporó y empezó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre. Todos, sobrecogidos, daban gloria a Dios, diciendo: "Un gran Profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo". La noticia del hecho se divulgó por toda la comarca y por Judea entera.

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 224 hasta la 226 (a. i.)

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 19, septiembre, miércoles, Lc 7, 31-35)

 

 Lucas 7, 31-35 - "Tocamos y no bailáis, cantamos lamentaciones y no lloráis" - En aquel tiempo, dijo el Señor: "¿A quién se parecen los hombres de esta generación? ¿A quién los compararemos?. Se parecen a unos niños, sentados en la plaza, que gritan a otros: "Tocamos la flauta y no bailáis, cantamos lamentaciones y no lloráis". Vino Juan el Bautista, que ni comía ni bebía, y dijisteis que tenía un demonio; viene el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: "Mirad qué comilón y qué borracho, amigo de publicanos y pecadores". Sin embargo, los discípulos de la sabiduría le han dado la razón".

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 228 hasta la 230(a. i.)

A Cristo

A Cristo, en mp3, recitada por la autora

Odalisca del rayo

Te cantan hoy mis cítaras templadas

Te cantan hoy mis cítaras templadas, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 20, septiembre, jueves.  Lc 7,36-50)

 

Lucas 7, 36-50 - "Sus muchos pecados están perdonados, porque tiene mucho amor" - En aquel tiempo, un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él. Jesús, entrando en casa del fariseo, se recostó a la mesa. Y una mujer de la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino con un frasco de perfume y, colocándose detrás, junto a sus pies, llorando, se puso a regarle los pies con sus lágrimas, se los enjugaba con sus cabellos, los cubría de besos y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado se dijo: "Si éste fuera profeta, sabría quién es esta mujer que lo está tocando y lo que es: una pecadora". Jesús tomó la palabra y le dijo: "Simón, tengo algo que decirte". El respondió: "Dímelo, maestro". Jesús le dijo: "Un prestamista tenía dos deudores: uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos lo amará más?". Simón contestó: "Supongo que aquel a quien le perdonó más". Jesús le dijo: "Has juzgado rectamente". Y, volviéndose a la mujer, dijo a Simón: "¿Ves a esta mujer? Cuando yo entré en tu casa, no me pusiste agua para los pies; ella, en cambio, me ha lavado los pies con sus lágrimas y me los ha enjugado con su pelo. Tú no me besaste; ella, en cambio, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la cabeza con ungüento; ella, en cambio, me ha ungido los pies con perfume. Por eso te digo: sus muchos pecados están perdonados, porque tiene mucho amor, pero al que poco se le perdona, poco ama". Y a ella le dijo: "Tus pecados están perdonados". Los demás convidados empezaron a decir entre sí: "¿Quién es esté, que hasta perdona pecados?" Pero Jesús dijo a la mujer: "Tu fe te ha salvado, vete en paz".

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 231 hasta la 234 (a. i.)

Alborada del perdón

Alborada del perdón, en mp3, recitada por las autora

Diluvio del perdón

Diluvio del perdón, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 21, septiembre, viernes. Mt 9,9-13. Fiesta de San Mateo, apóstol)

 

Mateo 9,9-13 - "Sígueme. Él se levantó y lo siguió" - En aquel tiempo, vio Jesús al pasar a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: "¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?" Jesús lo oyó y dijo: "No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores".

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 157 hasta la 160 (a. i.)

Antiguos paisajes

Antiguos paisajes, en mp3, recitada por las autora

Acércate, Señor

Acércate, Señor, en mp3, recitada por las autora

La lección de catecismo

La lección de catecismo, en mp3, recitada por las autora

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 22, septiembre, sábado. Lc 8,4-15)

 

 Lucas 8,4-15 - "Lo que cayó en tierra buena representa a los que escuchan la Palabra, la conservan en un corazón bueno y bien dispuesto, y dan fruto por su constancia" - En aquel tiempo, mucha gente se había reunido alrededor de Jesús, y al ir pasando por los pueblos otros más se le unían. Entonces les dijo esta parábola: Salió un sembrador a sembrar su semilla. Al ir sembrando, unos granos cayeron en el camino, la gente los pisó y los pájaros se los comieron. Otros cayeron en terreno pedregoso; y al brotar, se secaron por falta de humedad. Otros cayeron entre espinos; y al crecer éstos los ahogaron. Los demás cayeron en tierra buena; crecieron y produjeron el ciento por uno. Dicho esto, exclamó: El que tenga oídos para oír, que oiga. Entonces le preguntaron los discípulos: ¿Qué significa esta parábola?. Y él les respondió: A vosotros se os ha concedido conocer claramente los secretos del Reino de Dios; en cambio, a los demás sólo les hablo en parábolas para que viendo no vean y oyendo no entiendan. La parábola significa esto: la semilla es la Palabra de Dios; lo que cayó en el camino representa a los que escuchan la Palabra, pero luego viene el diablo y se la lleva de sus corazones, para que no crean ni se salven. Lo que cayó en terreno pedregoso representa a los que al escuchar la Palabra la reciben con alegría, pero no tienen raíz; son los que por algún tiempo creen, pero en el momento de la prueba fallan. La semilla que cayó entre espinos representa a los que escuchan la Palabra, pero con los afanes, riquezas y placeres de la vida se van ahogando y no dan fruto. Lo que cayó en tierra buena representa a los que escuchan la Palabra, la conservan en un corazón bueno y bien dispuesto, y dan fruto por su constancia.

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 237 hasta la 241 (a. i.)

Pequeña semilla

Pequeña semilla, en mp3, recitada por las autora

Los talentos

Los talentos, en mp3, recitada por las autora

Me coronas rey de la materia

Me coronas rey de la materia, en mp3, recitada por las autora

Odalisca del rayo

Te cantan hoy mis cítaras templadas

Te cantan hoy mis cítaras templadas, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 23, septiembre, domingo. Mc 9,30-37)

 

Marcos 9, 30-37 - "El Hijo del hombre va a ser entregado. Quien quiera ser el primero, que sea el servidor de todos" - En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: "El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará". Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle. Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: "¿De qué discutíais por el camino?". Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó llamó a los Doce y les dijo: "Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos". Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: "El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado".

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 314 hasta la 315 (a. i.)

Primera predicción de la Pasión

Primera predicción de la Pasión, en mp3, recitada por las autora

María, su martirio es palabra de Dios

María, su martirio es palabra de Dios, en mp3, recitada por las autora

Como una niña, Madre del cielo

Como una niña, Madre del cielo, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 24, septiembre, lunes. Lc 8,16-18. Nuestra Señora  de la Merced)

 

Lucas 8, 16-18 - "El candil se pone en el candelero para que los que entran tengan luz" - En aquel tiempo dijo Jesús a la gente: "Nadie enciende un candil y lo tapa con una vasija o lo mete debajo de la cama; lo pone en el candelero para que los que entran tengan luz. Nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse público. A ver si me escucháis bien: al que tiene se le dará, al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener".

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 242 hasta la 243 (a. i.)

No importa

No importa, en mp3, recitada por las autora

A María

A María, en mp3, recitada por las autora

Nuestra Señora de la Merced

Nuestra Señora de la Merced, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 25, septiembre, martes.  Lc 8,19-21. Nuestra Señora de la Fuencisla

 

Lucas 8,19-21 - "Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra" - En aquel tiempo, vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él. Entonces lo avisaron: "Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte". Él les contestó: "Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra".

Libro "VERBO y verso", ver la pág. 235

Sales, María, con tus parientes, para hablarle

Sales, María, con tus parientes, para hablarle, en mp3, recitada por la autora

Virgen María

A María

A María, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 26, septiembre, miércoles. Lc 9,1-6)

 

.Lucas 9, 1-6 - "Los envió a proclamar el Reino de Dios y a curar a los enfermos" - En aquel tiempo, Jesús reunió a los Doce y les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a proclamar el Reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles: "No llevéis nada para el camino: ni bastón, ni alforja, ni pan, ni dinero; tampoco llevéis túnica de repuesto. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si alguien no os recibe, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa". Ellos de pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando la Buena Noticia y curando en todas partes.

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 262 hasta la 265 (a. i.)

Discípulo

Discípulo, en mp3, recitada por las autora

Deseo

Deseo, en mp3, recitada por las autora

Vagabundo

Vagabundo, en mp3, recitada por las autora

Peregrino de Infinito

Peregrino de Infinito, en mp3, recitada por las autora

Peregrino de frutos y semillas

Peregrino de frutos y semillas, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 27, septiembre, jueves. Lc 9,7-9)

 

Lucas 9, 7-9 - "A Juan yo lo mandé decapitar. ¿Quién es entonces éste, de quien oigo semejantes cosas?" - En aquel tiempo, el rey Herodes se enteró de los prodigios que Jesús hacía y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado; otros, que había regresado Elías, y otros, que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Pero Herodes decía: A Juan yo lo mandé decapitar. ¿Quién será, pues, éste, de quien oigo semejantes cosas?. Y tenía curiosidad por ver a Jesús.

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 122 hasta la 123 (a. i.)

Juan abrió las veredas

 Juan abrió las veredas, en mp3, recitada por las autora

Juan Bautista

Juan Bautista, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 28, septiembre, viernes, Lc 9,18-22)

 

Lucas 9,18-22 - "Tú eres el Mesías de Dios. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho" - Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: "¿Quién dice la gente que soy yo?" Ellos contestaron: "Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas." Él les preguntó: "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?" Pedro tomó la palabra y dijo: "El Mesías de Dios." Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: "El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día".

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 298 hasta la 301 (a. i.)

Encuesta de opinión

Encuesta de opinión, en mp3, recitada por las autora

A Cristo

A Cristo, en mp3, recitada por las autora

 

(Día 29, septiembre, sábado. Jn 1,47-51. Santos Arcángeles, Miguel, Gabriel y Rafael)

 

Juan 1,47-51 - "Veréis a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre" - En aquel tiempo, vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: "Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño". Natanael le contesta: "¿De qué me conoces?". Jesús le responde: "Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi". Natanael respondió: "Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel". Jesús le contestó: "¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores". Y añadió: "Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre".

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 103 hasta la 108 (a. i.)

Peregrino de frutos y semillas

Peregrino de frutos y semillas, en mp3, recitada por las autora

Una segunda oportunidad

Una segunda oportunidad, en mp3, recitada por la autora

Mi crecida de amor

Mi crecida de amor, en mp3, recitada por las autora

Tengo fe

Tengo fe, en mp3, recitada por la autora

Tu marioneta

A San Gabriel, mensajero del Sol

A San Gabriel, mensajero del Sol, en mp3, recitada por las autora

Evangelio de San Juan, Capítulo I y poesías sobre su texto

 

(Día 30, septiembre, domingo. Mc 9,38-43.45.47-48)

 

Marcos 9, 38-43. 45. 47-48 - "El que no está contra nosotros está a favor nuestro. Si tu mano te hace caer, córtatela" - En aquel tiempo, dijo Juan a Jesús: "Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no es de los nuestros". Jesús respondió: "No se lo impidáis, porque uno que hace milagros en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro. Y, además, el que os dé a beber un vaso de agua, porque seguís al Mesías, os aseguro que no se quedará sin recompensa. El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu mano te hace caer, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos al infierno, al fuego que no se apaga. Y, si tu pie te hace caer, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida, que ser echado con los dos pies al infierno. Y, si tu ojo te hace caer, sácatelo: más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser echado con los dos ojos la infierno, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga".

 

Libro "VERBO y verso", ver desde la pág. 318 hasta la 321 (a. i.)

Arranca mis piedras de molino

Arranca mis piedras de molino, en mp3, recitada por las autora

 

  Calendario Litúrgico

 

 

Contenido

Currículum - Opiniones - Estilo - Libros - Métrica  

Poesía vital - Poesía trascendental - Poesías eucarísticas

Virgen María - Santo Rosario

  Navidad - Semana Santa - Pascua de Resurrección

 Teatro  -  Relatos - Paremias y refranes 

Gotas de amor - Gotas de vida - Gotas de fe - Gotas de Navidad

Gotas de Año Viejo y de Año Nuevo

Novedades y comunicados

El carrusel: Páginas de y para los más jóvenes

Poesías escogidas de otros poetas

MAPA DEL SITIO

Libro "Antes que la luz de la alborada, tú, María"

 Libro "Maternidad..., es poesía"

Libro "Algarabía"

Grabaciones en mp3

Presentaciones

Si quiere enviar un mensaje recomendando  estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos