El Credo de los Apóstoles

Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la tierra, y en Jesucristo su Único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo; nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos, está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de la carne, y en la vida eterna. Amén.

ACTO PENITENCIAL

Yo confieso ante Dios Todopoderoso y ante vosotros, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión: por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros, hermanos, que intercedáis por mi ante Dios, nuestro Señor. Amén

GLORIA

Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa Gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey Celestial, Dios Padre Todopoderoso. 

Señor Hijo Único Jesucristo, Señor Dios, cordero de Dios, Hijo del Padre, Tú, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú, que quitas el pecado del mundo, atiende nuestras suplicas; Tú, que estas sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros. Porque sólo Tú eres santo, sólo Tú, Señor, sólo Tú, Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo en la Gloria de Dios el Padre. Amen

ORACIÓN RECOMENDADA POR LA VIRGEN DE FÁTIMA

"Dios mío creo y espero; os adoro y os amo. Os pido perdón por los que no creen y no esperan; por los que no os adoran y no os aman. "

  

Oración al Espíritu Santo

"Ven, Espíritu creador, visita las almas de los fieles, e inunda con tu gracia los corazones que tú creaste. Ilumíname y hazme conocer lo bueno para obrarlo y lo malo para detestarlo por el don de la Sabiduría.
Intensifica mi vida interior por el don del Entendimiento. Aconséjame en mis dudas por el don del Consejo.
Dame la energía necesaria en la lucha contra mis pasiones, por el don de la Fortaleza.
Envuelve todo mi proceder en un ambiente sobrenatural, por el don de la Ciencia.
Haz que me sienta hijo tuyo en todas las vicisitudes de la vida y acuda a ti, por el don de la Piedad.
Concédeme que te venere y ande con cautela en el sendero del bien, guiado por el don del santo Temor a Dios. Amén"

Invocación al Espíritu Santo

Ven, Espíritu divino,
manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre;
don, en tus dones espléndido;
luz que penetras las almas;
fuente del mayor consuelo.

Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma,
divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado
cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas,
infunde calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones
según la fe de tus siervos.
Por tu bondad y tu gracia
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno. 

Amén

   

Alma de Cristo

"Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.
¡Oh, buen Jesús!, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del  enemigo maligno, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a Ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos
Amén."

Señor mío Jesucristo

"Señor mío Jesucristo. Dios y Hombre verdadero. Creador, Padre y Redentor mío. Por ser vos quien sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido. Propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.

Os ofrezco Señor mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados. Así como os suplico, así confío en vuestra Divina Bondad y Misericordia Infinita. Me perdonareis por los méritos de vuestra Preciosa Sangre, Pasión y Muerte y me daréis vida y gracia para enmendarme y para perseverar en vuestro santo servicio hasta el fin de mi vida. Amén".

Los Diez Mandamientos
El Decálogo

 

PRIMER MANDAMIENTO

Amarás a Dios sobre todas las cosas

Yo, Yahveh, soy tu Dios, que te he sacado del país de Egipto, de la casa de servidumbre.
No habrá para ti otros dioses delante de mí.
Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto.

SEGUNDO MANDAMIENTO

No tomarás el nombre de Dios en vano

No tomarás en falso el nombre de Yahveh, tu Dios; porque Yahveh no dejará sin castigo a quien toma su nombre en falso. 
. . Pues yo digo que no juréis en modo alguno.

TERCER MANDAMIENTO

Santificarás las fiestas

Seis días trabajarás y harás todos tus trabajos, pero el día séptimo es día de descanso para Yahveh, tu Dios. 

CUARTO MANDAMIENTO

Honrarás a tu padre y a tu madre

Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días sobre la tierra que Yahveh, tu Dios, te va a dar.

QUINTO MANDAMIENTO

No matarás

Habéis oído que se dijo a los antepasados: No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal. Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano "imbécil", será reo ante el Sanedrín; y el que le llame "renegado", será reo de la gehenna de fuego.

SEXTO MANDAMIENTO

No cometerás actos impuros

Habéis oído que se dijo: No cometerás adulterio.

SÉPTIMO MANDAMIENTO

No robarás

Para el bien común, requiere respeto por el destino universal de los bienes y  por el derecho a la propiedad privada. La vida cristiana lucha para encausar los bienes de este mundo y la caridad fraternal hacia Dios 

OCTAVO MANDAMIENTO

No darás falso testimonio ni mentirás

Habéis oído también que se dijo a los antepasados: No perjurarás, sino que cumplirás al Señor tus juramentos.

NOVENO MANDAMIENTO

No consentirás pensamientos ni deseos impuros

Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón.

DÉCIMO MANDAMIENTO

No codiciarás los bienes ajemos

No codiciarás la casa de tu prójimo, ni codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo.

El Mandamiento de Jesús

"Un mandamiento nuevo os doy: que os améis unos a otros como yo os he amado. 

En esto conocerán que sois mis discípulos: si os tenéis amor unos a otros."

   

Los Sacramentos

Bautismo 

Confirmación 

Penitencia 

Eucaristía 

Unción de enfermos 

Orden sacerdotal 

Matrimonio

Entrada a la sección de los más jóvenes

Entrada a la página Literatura infantil y juvenil

 Entrada a la página Oraciones

Si quiere enviar un mensaje recomendando

 estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos

Contenido