ARRULLO OTOÑAL

 

Por:

María del Carmen Menéndez García

   
 

Arrullo otoñal

se anidó en mi pecho.

Recuerdos lejanos

surcaron mi tiempo:

antiguas ternuras

y mi loco anhelo,

¡pobre sueño vano!,

de un feliz encuentro,

sentirme en tus brazos.
gozar de tus besos.

 

El otoño aviva

sutil sortilegio.

Mas ya, dulce amor,

llegó nuestro invierno.

Murió tu osadía,

tu ruin devaneo,

y murió mi angustia,

mi miedo, mi anhelo,

mi antigua ternura…

¡cesó mi embeleso!.

 

Nací a la cordura

con el sol de invierno.

 

Mi hogar es mi mundo,

se cumplió mi sueño,

encontré la paz

en camino nuevo,

abrazo a la vida,

gozo de sosiego

me miro en los ojos

de mi nuevo cielo.

 

¡Se llenó de flores

mi jardín de invierno!.

 María del Carmen Menéndez García

 

Carrusel

Entrada a la sección de los más jóvenes

Entrada a Literatura infantil y juvenil

Entrada a las colaboraciones de los mayores

 

Contenido     Navidad

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando estas páginas,

pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos

Pintor: Luis José Estremadoyro