Virgen María

         

Virgen María, tú eres la madre más generosa

La que nos guía en el camino de salvación,

Tú eres tan pura, buena y humilde, dulce y hermosa,

Yo en Ti confío, recibe este verso hecho Oración.

 

Virgen María aún recuerdo que hubo noches

En que cansada, yo sin querer, empecé a fallar,

Y al sentir desolación, puros reproches,

Fui a mi cuarto y en silencio empecé a llorar.

 

Cuanto dolor,  cuanta tristeza por mí corría

¡Tal vez papito, o mi mamita vengan por mí!

Pero sus pasos tan esperados no los sentía,

Alcé la vista y ¡CON ALEGRÍA TE VI A TI!

 

Como quisiera que aquella imagen sobre mi cama

Con Jesucito sobre tus brazos pudiera hablar

Yo sonreiría si me dijeras que a mí me amas,

Y correría hacia tus brazos sin descansar.

 

Ay cuantas veces me he imaginado estar contigo,

Tus suaves manos en mi cabeza, tu dulce hablar,

Te pediría que Jesucito juegue conmigo,

Y allí rogarle que ¡NINGÚN NIÑO VUELVA A LLORAR!

 

Mayté Ciriaco Ruiz

Alumna del Colegio Virgen de Fátima

del distrito de Barranco en Lima-Perú

Entrada a la sección de los más jóvenes

Entrada a Literatura infantil y juvenil

Entrada a las colaboraciones

Libro "Antes que la luz de la alborada, tú, María"

Índice de "Antes que la luz de la alborada, tú, María"

Virgen María

CONTENIDO

Si quiere enviar un mensaje recomendando

 estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos