<

 

 

 



ESTRELLA

 

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

Para ti, amiga Teresa. Acompañándote en el dolor y cumpliendo tu deseo, interiorizo y me convierto en protagonista de tus sentimientos e intento expresarlos adaptándome, en lo posible, a tus sugerencias.

 

 



(De niña, a solas, hablaba

con una lejana estrella

y, en silencio, le contaba

mi amor puro de doncella;

 

era un amor ideal,

no vivido, no gozado,

para un gran ser irreal

presentido y esperado).

 

Estrella: pasa la vida,

es frialdad el camino;

necesito tu acogida

para huir de mi destino.

 

Adoré a un ser no irreal

y he vivido y he gozado;

mas pronto llegó el final

y he sufrido, y he penado.

 

Contempla mi alma doliente

que a tu fulgor se encamina,

llevo el sueño adolescente

clavado como una espina;

 

¡líbrame, estrella, del mal

que mi ensueño me ha causado!,

el amor puro ideal

está en la tierra vedado;

 

¡enséñame, estrella mía,

a saborear la hiel,

a vivir con alegría

en el ambiente cruel!,

 

que beba del manantial

corrompido y mancillado

de nuestro mundo real,

estremecido y llagado.



Emma-Margarita R. A.-Valdés


 

Poesía vital - Contenido

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés

Si quiere enviar un mensaje recomendando
estas páginas, pulse
AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos