Érase enana chiquilla

orgullosa de sus dones,

ya se creía mujer,

cuando estaba en sus albores,

estudiaba el libro uno,

que para ella era un librote,

pues el diez daba la talla

a sus doctas perfecciones.

 

De todo había probado,

se consideraba progre,

y hasta cometió el aborto

de su más hermoso brote.

No sabe que cuando el tiempo

pida remuneraciones,

se morirá en la cuneta

de la ruta hacia su Norte.

 

Un día encontró en la calle

a un hermoso, apuesto joven,

y por hacerle su esclavo

le unió a sus conculcaciones.

Nunca supo percibir

la altura de sus valores,

de su bondad, de su fe.

de ser en esencia un hombre.

.../..

 Poesía vital

Contenido

 

 

ROMANCE DE LA ENANA CHIQUILLA

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

Pintor: Paul Davis

Si quiere enviar un mensaje recomendando estas páginas,
pulse
AQUÍ

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

 

.../..

 

Por falsa modernidad

le hizo un inepto, un fantoche,

una triste marioneta

con sus caprichos acorde,

le introdujo en su terreno,

sus gustos, sus adiciones.

Sin voluntad fue perdiendo

sus sentimientos más nobles.

 

Y así la enana chiquilla,

con orgullo de ser progre,

quebró su mayor tesoro

sin hacerse ni un reproche,

su necedad no intuyó

el error de sus acciones,

construyó toda su vida

de las modas a remolque.

 

Desatendió los consejos

que le dieron sabias voces,

los tildó de mojigatos

de otras modas anteriores,

era mujer avanzada,

nadie alcanzaría su torre...

Y se murió en la cuneta

de la ruta hacia su Norte.


Emma-Margarita R. A.-Valdés