EL TERRADO DE LA CONCIENCIA

Jesús cura a un paralítico: Mt 9,1-8; Mc 2,1-12; Lc 5,17-26

 

 Del libro "VERBO y verso"

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

 

Esquivando barreras materiales,

sobrevolando escollos,

arañando paredes,

lejos de la cordura,

movidos por la fe,

se acerca el cuerpo inmóvil

a la esperanza azul.

 

Un noble sol revela

el poder del Amor,

nueva misericordia que perdona.

El espíritu alcanza su morada.

 

El cuerpo, libre de ansias y ataduras,

se levanta y camina

por la senda de rosas y jazmines,

se aproxima al balcón de inmensidad

y brota de su barro el edificio

formado con pilares de la fe.

 

Tiemblan viejos cimientos

de los seres sonámbulos de dudas,

ebrios de vanidad y de poder,

con los sentidos presos en el fango,

esclavos de la piedra,

ciegos frente a la luz.

Se turban ante la única verdad,

blasfemia para el necio,

y encuentran la respuesta en el milagro.

 

 

 

MI ALMA RENOVADA

 

Subí al terrado gris de mi conciencia

para abrirlo al destello de tu rayo,

a tu misericordia y a tu ciencia.

 

Hoy tus sabias promesas no soslayo,

las amo, las comparto y las medito,

y soy tu humilde siervo, tu lacayo.

 

Late por ti mi corazón marchito

paralizado ante el dolor ajeno,

ahora libre palpita amor, contrito.

 

¡Perdona mis pecados, Nazareno!

recíbeme en tu casa, en tu morada,

absuélveme, levántame del cieno,

y llegue a ti con mi alma renovada.


          

Emma-Margarita R. A.-Valdés




 

Del libro "VERBO y verso"

email del autor: universo@universoliterario.net

 


Contenido

Poesía vital

Poesía trascendental

 

Añada Universo Literario a sus Favoritos

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

 

 Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés

Música: Kabbalah (Hebrea)