DESTINO DE AMOR

(Inspirado por el artículo "Emaús",

de Antonio Orozco-Delclós)

 

 

El asombro dilata mis pupilas.

Un destello infinito,

voz, arpegio de luz,

crea mi ser: Palabra sobre el limo.

 

Pensamiento de amor

que pronuncia mi nombre y me levanta,

y me sigue pensando,

y soy estrella lúcida en mi nada.

 

Mi raíz terrenal

ahonda en el misterio.

El eco se hace grito dominante:

crearé el paraíso en mi terreno.

 

El primer árbol muere,

las ramas olvidaron su destino.

Mi néctar temporal suplica, ruega

su célico rocío.

 

La Voz envía la lluvia,

injerta nueva savia en vieja tierra;

sangre y agua inmortales

para abonar mi pálida cosecha.

 

Me colma de esplendores,

me unifica con su alta melodía,

soy música del cosmos

acompasada al ritmo de la Vida.

 

Me alimenta su Pan,

me crea día a día su Palabra,

me llama, me enamora,

cesó la densidad de la distancia.

 

No vivo en soledad

ni temo al tiempo

que ha dejado de ser mortal frontera,

soy lucero del nuevo firmamento.

 

Universo de luz,

sílaba de sus labios, me dio nombre

su amor que amó, que me ama y sigue amando

y me inunda de místicos fulgores.

 

 Emma-Margarita R. A.-Valdés



Reservados todos los Derechos de Autor.
Prohibida su reproducción sin expreso consentimiento.
 

 

 

Contenido

Poesía trascendental

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés

Si quiere enviar un mensaje recomendando

estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos