DESESPERANZA

Por

Emma-Margarita R. A.- Valdés

 

Se abrieron a deshora las puertas del abismo

cuando el sueño trazaba la ruta del amor,

y el alma fue arrastrada hacia el negro vacío

donde el dolor y el miedo destruyen la ilusión.

 

La angustia se hizo dueña del día y de la noche,

abrasó las estancias ennegreciendo al sol,

extendió oscuro manto sobre el claro horizonte,

luchó con la alegría y al final la venció.

 

Permanece el recuerdo, la silente tristeza,

los harapos ardientes de carne enamorada,

y un aciago temor aísla y encarcela

al corazón que sufre sumido en la nostalgia.

 

Corroe el pensamiento el hechizo lejano

y el roce de la dicha y el estremecimiento

de todos los sentidos y el amor desterrado...

¡Elocuente epitafio para el fiel mausoleo!

 

Ya no habrá primavera en la tierra agostada,

ya no habrá sementera en el cuerpo hecho páramo,

ya no habrá luz del día en la celda del alma,

sólo habrá en el abismo un ataúd metálico.

Emma-Margarita R. A.- Valdés

 

Entradas a:

Contenido del sitio

Poesía vital

Poesía trascendental

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos

 

Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

Pintor: Antonio Fuertes