DESDE MI VENTANA

 

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

Asomada a mi estática ventana

miro la calle gris,

veo el paisaje desde mi atalaya,

la huellas invisibles

del lento paso de la vida extraña,

taconeo de pies sobre el asfalto

hacia el punto final de la jornada.

Ir y venir continuo

cual toros sin cabestro, en su mortal andanza.

¿En pos de qué destino, de qué meta,

se moviliza el alma?

 

Fachadas enlucidas de humo y polvo,

árboles verdinegros, mortecinos,

metálicos adornos,

bancos de piedra en un jardín desértico…

Un paisaje monótono

con una luz difusa, aire contaminado

y ruidos angustiosos.

 

Negra noche sin luna, sin estrellas,

se ilumina con luces de múltiples colores.

Un tráfico incesante que enajena,

faros rojos y blancos,

cual la vida y la muerte que aletea.

Luces en las ventanas,

flores marchitas, desagradables rejas,

seres encarcelados, vidas entrelazadas

con los sueños de realidad diversa.

 

Nuevo día traerá la noche negra,

será igual que la noche la mañana.

Se abrirá mi ventana con la espera

de encontrar el edén imaginado

lejos de la tristeza.

Y volverá otra vez la noche oscura

sin luna y sin estrellas.

 


Emma-Margarita R. A.-Valdés
 


Prohibida su reproducción sin su expreso consentimiento.
Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés


 

 

Entradas a:

Contenido del sitio

Poesía vital

Poesía trascendental

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos


 

Pintor: Jack Vettriano