LA BODA

(Gn 2,7; Mt 10,28; 26,41; Jn 4,24; 20,22)

 

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

Al contemplarse en ojos que subliman

con fuego del amor en la mirada,

y el beso y la caricia llenan, miman,

las almas del amado y de la amada;

 

al brotar goces místicos que animan

una esencia recóndita, olvidada,

y los cuerpos ardientes se aproximan

con más luz que la carne en llamarada,

 

 

entienden que algo vive eternamente,

que un ser etéreo y vivo les habita,

distinto de su cuerpo y de su mente.

 

 

Por este amor, sentido plenamente,

la gracia celestial brilla, palpita,

y hoy consagran a Dios su amor ferviente

 

 

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

 

Poesía vital - Contenido

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando 

estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés