BAUTISMO DE AGONÍA

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

Han pasado ocho días

desde el feliz momento en que alumbraste

la claridad del Sol.

Hoy se tiñe de rojo

bajo el signo del pueblo de Israel.

Es la primera sangre del Mesías

acatando la Ley, la Antigua Alianza,

sometiéndose al yugo de humana servidumbre.

Una señal sagrada, un rito, un símbolo

de un pueblo circunciso con cuchillos de piedra,

transformados por Él en caricias del agua.

Te atraviesa, María, el daño de su carne,

que en ti se multiplica,

y tu aliento se inflama de ternura;

deseas evitar esa agresión temprana

cercenando sus límites.

Eslabones ocultos de letales cadenas

aprisionan tu sueño.

Lejanas letanías y suspiros

vibran cruzando el tiempo entre la bruma.

Una densa amargura carmesí

anega el lago azul de tus pupilas.

Bautismo de agonía

derramándose lento por tus sienes

con un presentimiento

de azotes y de espinas, de clavos y lanzada.

Esta sangre infantil

es inicial ofrenda, néctar de amor cautivo

en el ara del mundo.

¡Alégrate, María!, pues su nombre es Jesús.

Él reedificará la tienda de David,

Él la levantará de sus viejos escombros

y en todas las naciones se invocará su nombre.

igangelizdamov.gif (15120 bytes)

Emma-Margarita R. A.-Valdés

Del libro "Antes que la luz de la alborada, tú, María"

 

 
     

Si quiere enviar un mensaje recomendando

estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés

Poesía trascendental   Contenido   Virgen María

Navidad 

igangelizdamov.gif (15120 bytes)

Pintor: Mariotto Albertinelle