A TUS PIES PEREGRINOS

 Una mujer pecadora unge los pies de Jesús: Lc 7,36-50

 

 

Del libro "VERBO y verso"

 

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

A tus pies peregrinos

lloro lágrimas fértiles

y un perfume del seno se derrama

ungiendo los senderos

de tu misión trenzada con espinas.

 

Mi cuerpo envilecido

en las noches de la fugaz locura

se postra ante el cobijo del perdón

que de tu mano brota.

 

Beso tu piel, estuche de palomas

mensajeras del sol.

Tú conoces la dura travesía

de mi carne proscrita

y la cubres de blancas azucenas.

 

Me dices vaya en paz.

Perdonas mi extravío por mi amor

y mi arrepentimiento.

 

Seguiré tras los pasos

de tus pies perfumados con mi esencia.

 

 

EL PERFUME DEL ALMA

 

Llegó a mi tu llamada

y atravesó mi pecho

un enjambre de amor

con ráfagas de cielo.

Reprobé mi pecado

ante tu ardiente fuego

y el perfume del alma

ascendió hasta tu encuentro.

 

Recordé que mi infancia,

en un pequeño pueblo,

era limpia y feliz

y era virgen mi cuerpo.

Hoy añoro con pena

aquel querido tiempo

cuando alegre jugaba

en hogar dulce y tierno.

 

Ahora estoy a tus pies

con un dolor interno

derramando el perfume

de mi presente infierno.

Tú perdonas mis faltas,

acoges mi silencio,

y sabes que mi alma

revivió con tu encuentro.

 


 
 Emma-Margarita R. A.-Valdés


 

Del libro "VERBO y verso"

Reservados todos los Derechos de Autor.
Prohibida cualquier reproducción sin permiso.

email de la autora universo@universoliterario.net






Contenido del sitio

 

Poesía trascendental

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos

 Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés