A MI ÁNGEL DE LA GUARDA

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

Ángel de la guarda,

luz que me ilumina,

mi fiel compañero,

mi amigo, mi guía.

 

Me llevas a Dios,

me amparas, me cuidas,

apartas las piedras

de traiciones frías.

 

En dificultades,

tu mano en la mía,

resuelves conflictos,

aumentas mi estima.

 

Orientas mis pasos

en noches sombrías,

me das tu calor

cuando hiela el día.

 

En mi recorrido

por la estrecha vía,

abres los espacios

y a ser fiel me incitas.

 

Al llegar la hora

de alcanzar la cima,

tú no me abandonas

en la travesía.

 

Presentas al  cielo

mis sendas floridas

y quemas abrojos,

maleza y espinas.

 

Si al fin del trayecto

el Sol me ilumina,

estaré contigo

junto a mi familia.

 

Mientras dure el tiempo

de seguir la vía

¿cómo agradecerte

tu vida en mi vida?

 

 Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

Contenido del sitio

 

Poesía trascendental

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos

 

 

Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés