Anterior Índice Siguiente


 

       

 


TU CUMPLEAÑOS

Hace veintitrés años,
en una noche clara,
tú, sueño acariciado,
fuiste el niño del alba.

En un precioso día
colmado de esperanza
floreció tu semilla
para el fruto del alma.
Se alborozó tu barro
al soplo de la gracia
y tu conjunto extraño
llenó toda mi casa.
Te acuné con asombro,
tierna carne adorada,
y tus abiertos ojos
eran milagro y dádiva.
Tu párvula sonrisa
fue suspiro en mi estancia;
tu grata cercanía
alejó la nostalgia.

Han pasado los años
rápidos como el viento,
como el fulgor del rayo
en la noche de invierno.
Tú sigues siendo el niño
del más amado tiempo,
tienes calor bendito
de tu primer ensueño.
Aunque ha crecido el alma
y la mente y el cuerpo,
está el niño del alba
palpitando en tu pecho.
Y sigues siendo noble,
y sigues siendo bueno,
en averno que rompe
tu cósmico universo.

Hoy celebro aquel día
feliz de tu llegada,
la noche amanecida
con tu mañana cálida.
Campanadas de gloria
conmovieron mis lágrimas,
hoy resuenan sus ondas
por ti, niño del alba.
Que sigas muchos años
siendo el niño del alba,
valiente, ilusionado,
con tu mirada franca.
Y cuando seas viejo
y tu cabeza cana,
conserva intacto el cielo
diáfano de tu infancia.

Emma-Margarita R. A.-Valdés

Anterior       Siguiente

Portada "Maternidad..., es poesía" 

Índice "Maternidad..., es poesía"

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés

Portada general

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

estas páginas, pulse AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos

 

     

 


Anterior

Índice

Siguiente

Todos los derechos reservados © - 2001 Emma-Margarita R. A.-Valdés