NOVENA TRADICIONAL A LA VIRGEN MILAGROSA

Comienza el día 19 de noviembre y termina el día 27 del mismo mes.

El día 27 de Noviembre es la festividad de la Virgen de la Medalla Milagrosa.
 


Oración preparatoria para todos lo días

  Santísima Virgen María, mira con ojos misericordiosos a cuantos recurren a ti, llenos de confianza y de amor para implorar tu protección. Derrama sobre nosotros las bendiciones que has prometido a cuantos lleven tu Medalla. Te amamos de corazón y tenemos la certeza de que atenderás nuestras súplicas. Amén.

Oración final para todos los días


  "Oh Virgen Inmaculada de la Medalla Milagrosa, disipa con un rayo de tus manos nuestras tinieblas interiores; ayúdanos a andar nuestro camino espiritual. Haz que tu Medalla sea escudo invulnerable para nuestros cuerpos y para nuestras almas y que nos ayude a vivir la vida de la gracia". Amén.

 Día primero (La Medalla, libro abierto)

 

Se reza la oración preparatoria para todos los días.
  La Virgen María ha querido que su Medalla sea como un libro abierto lleno de enseñanzas para nosotros. En ella aparece su triunfo sobre el diablo y el pecado, simbolizados por la serpiente pisada por los pies de la Madre de Dios y protectora del mundo. 

(Se pide la gracia que se desea)

Se rezan tres Avemarías y la Jaculatoria de la Medalla, «Oh María, sin pecado concebida,  ruega por nosotros que recurrimos a ti.», con cada avemaría.

Se termina con la Oración final indicada arriba.

Día segundo (La Medalla y la súplica de María)


Se reza la oración preparatoria para todos los días.
  Por las manos bondadosas de María suben nuestras plegarias a Dios; y por esas mismas manos descienden a nosotros los favores concedidos. La Virgen se apareció a Santa Catalina intercediendo por nosotros y luego distribuyendo las gracias que llenaban sus manos y sus dedos.

(Se pide la gracia que se desea)

Se rezan tres Avemarías y la Jaculatoria de la Medalla, «Oh María, sin pecado concebida,  ruega por nosotros que recurrimos a ti», con cada avemaría.

Se termina con la Oración final indicada arriba.

 

Día tercero (La Medalla poderosa)

 

Se reza la oración preparatoria para todos los días.
  María es la bendita entre todas las mujeres porque el Poderoso ha hecho cosas grandes en ella.

En la Medalla las doce estrellas del reverso colocadas en círculo indican el poder de María en el cielo y en la tierra. Su oración ante el Hijo es poderosísima. 

(Se pide la gracia que se desea)

Se rezan tres Avemarías y la Jaculatoria de la Medalla, «Oh María, sin pecado concebida,  ruega por nosotros que recurrimos a ti», con cada avemaría.

Se termina con la Oración final indicada arriba.
 

 

Día cuarto (La Medalla y el dolor de María)


Se reza la oración preparatoria para todos los días.
  La Medalla lleva grabados en el reverso los símbolos del sufrimiento de Jesús y de María en favor nuestro.  Por eso aparece el corazón de María atravesado por una espada junto al corazón de Jesús coronado de espinas. Además la letra M que significa María, sostiene la cruz que significa Jesús.

La Virgen María participó en los dolores de Jesús en favor nuestro.

(Se pide la gracia que se desea)

Se rezan tres Avemarías y la Jaculatoria de la Medalla, «Oh María, sin pecado concebida,  ruega por nosotros que recurrimos a ti», con cada avemaría.

Se termina con la Oración final indicada arriba.

 


 

Día quinto (La Medalla camino hacia Cristo)

 

Se reza la oración preparatoria para todos los días.
  María vivió 30 años con Jesús en el silencio de Nazaret ofreciendo todos los cuidados de madre a su hijo.

Ahora, por medio de la Medalla, ha querido enseñamos el camino para llegar a Él: amar a la Virgen, obedecerla, invocarla y meditar lo que significa que la Cruz esté apoyada en la letra M.

(Se pide la gracia que se desea)

Se rezan tres Avemarías y la Jaculatoria de la Medalla, «Oh María, sin pecado concebida,  ruega por nosotros que recurrimos a ti», con cada avemaría.

Se termina con la Oración final indicada arriba.

 


Día sexto (La Medalla y nuestra oración)


Se reza la oración preparatoria para todos los días.
  La vida de María fue una continua oración. Oración de meditación en Belén, oración silenciosa en el Calvario, oración de petición en Caná, oración de adoración en la Encarnación.

En la Medalla ha querido aparecer como intercesora con la Jaculatoria: «Oh María, sin pecado concebida,  ruega por nosotros que recurrimos a ti».

(Se pide la gracia que se desea)

Se rezan tres Avemarías y la Jaculatoria de la Medalla, «Oh María, sin pecado concebida,  ruega por nosotros que recurrimos a ti», con cada avemaría.

Se termina con la Oración final indicada arriba.

 


Día séptimo (La Medalla y los favores de María)


Se reza la oración preparatoria para todos los días.
  La Virgen misma nos ha dicho: cuantos lleven esta Medalla, recibirán favores grandes. Y el pueblo le ha puesto el nombre de Milagrosa precisamente por los favores que la Virgen nos concede a través de su Medalla. Y mostró que se manifiesta gozosa cuando le pedimos favores grandes. Ella se siente feliz al poder responder a nuestras peticiones.

(Se pide la gracia que se desea)

Se rezan tres Avemarías y la Jaculatoria de la Medalla, «Oh María, sin pecado concebida,  ruega por nosotros que recurrimos a ti», con cada avemaría.

Se termina con la Oración final indicada arriba.


 

Día octavo (La Medalla representa a la Madre)


Se reza la oración preparatoria para todos los días.
  Son muchos los símbolos y los significados de la Medalla en el anverso y en el reverso de la misma. Pero sobresale por todos ellos su figura de Madre, con sus ojos vueltos a nosotros, con su cara descubierta y con sus manos extendidas para que no caigamos al caminar y para ayudamos con las gracias de sus rayos en las dificultades.

(Se pide la gracia que se desea)

Se rezan tres Avemarías y la Jaculatoria de la Medalla, «Oh María, sin pecado concebida,  ruega por nosotros que recurrimos a ti», con cada avemaría.

Se termina con la Oración final indicada arriba.

 

Día noveno (La Medalla triunfo de María)

 

Se reza la oración preparatoria para todos los días.
  Las Medallas Milagrosas se propagan por todas partes. Santa Catalina dijo con palabras proféticas: María es la Reina del Universo, será llevada en triunfo. Dará la vuelta al mundo. Cuando los tiempos se vuelven amenazadores por las malas costumbres de los hombres... la Milagrosa aparece como un faro de esperanza y como remedio a nuestros males. Ella triunfará.

(Se pide la gracia que se desea)

Se rezan tres Avemarías y la Jaculatoria de la Medalla, «Oh María, sin pecado concebida,  ruega por nosotros que recurrimos a ti», con cada avemaría.

Se termina con la Oración final indicada arriba.

 

 

Contenido - Portada

Santo Rosario

Oraciones legionarias

Apostolado

Difusiones

Manual de la Legión de María

Grupos juveniles

Índice general