TU PRIMERA PREDICCIÓN DE LA PASIÓN

 (Mt 16,21-23; Mc 8,31-33; Lc 9,22)

     

 

 

Por

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

     
     

 

Deletreas, Señor, tu sacrificio

para cumplir la ley de las estrellas,

me das tu abecedario de cariño,

me anuncias una verde primavera

tras la puerta que cierra el paraíso,

y el trascendente fin de la tragedia.

Lo dices con dulzura, enternecido,

y esperas que la noche, en mí, amanezca.

Pero yo, mi Señor, como el novicio

que aún no sabe unir letra con letra,

no entiendo tu elevado veredicto,

¡no quiero que te humillen, que padezcas!.

Recuerdo, mi Señor, que tu martirio

es palabra de Dios por los profetas.

Yo pido al Ser supremo, al Infinito,

te exima de la muerte y la condena.

 

Me acusas de satánico egoísmo,

de preferir tenerte en tu apariencia,

de ser un ignorante y un mezquino,

no ver que sin semilla no hay cosecha,

si fructifica el grano desprendido

fue el invierno el que abrió la sementera,

sin la lluvia, la nieve y el rocío

no florece el jazmín, la madreselva,

no brota la aceituna del olivo

y se muere la vida en nuestra tierra.

Me llamas Satanás porque te incito

a renunciar a tu misión benéfica,

a abandonar el mundo a su albedrío,

a escuchar los latidos de tus venas,

a dejarte llevar por lo terrígeno,

a gozar de una vida que te espera.

 

Tu carne se rebela ante el martirio,

se estremece el pilar de tu materia

y deseas sumirte en un olvido

que silencie el clamor de tu conciencia.

Tú eres Poder supremo, eres divino,

mas tu carne es humana, arcilla vieja.

Y, por ser hombre, entiendes mi desvío

y acercas tu perdón a mi tiniebla.

     
     

 

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

Esta poesía, en mp3, recitada por la autora

     

.

Contenido

Semana Santa

Poesía trascendental

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos

 

Todos los derechos reservados © -

universo@universoliterario.net