AL FIN SE ABRIÓ TU CIELO

Por: Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

Hoy quiero acompañarte en el retiro

del huerto de Getsemaní,

sufrir la soledad de la tiniebla contemplando tu luz,

el rojo agobio, angustia que origina

las gotas que fecundan la roca donde oras.

Quiero seguirte paso a paso

hasta la cumbre azul

del monte de la muerte y de la Vida.

 

Yo te negué, temí ser procesado

por el ambiente hostil.

Exigí tu condena, como pactado estaba.

Te acusé de blasfemo

al declararte el hijo de Dios vivo.

Te preguntaron ¿quién te ha pegado?; tú sabes que fui yo.

Entrelacé los látigos

que abrieron tu sagrario.

Empapé con tu sangre las blancas vestiduras.

Lavé mis manos ante el poder fáctico

y voté por tu muerte en la urna del grito.

Demandé tu respuesta:

Pregunté si tú eras el Rey tan esperado

e hinqué en tu cabeza la corona de espinas.

Te puse el manto rojo de locura

y me mofé de ti.

Clavé tus manos y tus pies

con el mazo de todos mis pecados.

Arrojé mis insultos a tu costado herido

y brotó tu perdón

sobre la oscuridad.

 

Al fin se abrió tu cielo

con lluvia de esperanza y alegría

sobre el monte infecundo.

Y sé que tú eres Dios, que te diste hecho amor,

siendo tuyo el poder sobre todo poder.

Y sé que estás aquí,

en el pan y en el vino consagrados,

cumpliendo tu promesa

de estar eternamente con nosotros.

 

Ahora, en mi dolor, te pido indulto.

Me ofrezco a recibir tus latigazos,

a derramar mi sangre por la tuya.

Te acusé de blasfemo y hoy amo tu blasfemia,

la verdad de tu eterna Palabra,

que en tu “Yo soy” me has revelado.

Me dejaste tu manto de ternura,

vestiduras cedidas a la suerte de hallarte,

la de ganar la apuesta por la Vida.

Eres el árbol verde

que florece en las ramas del madero,

con semillas de vida y de esperanza.

Confío en tu clemencia,

en el amor que en sangre derramaste.

Suplico tu perdón,

el perdón que, en la Cruz, donaste a tus verdugos.

Emma-Margarita R. A.-Valdés



 

 

Contenido

Semana Santa

Poesía trascendental

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando

Universo Literario, pulse AQUÍ

Añada Universo Literario a sus Favoritos

 Todos los derechos reservados © - Emma-Margarita R. A.-Valdés