Evangelio de San Juan

Capítulo V: Juan 5,1-47

 

1 Después de esto, hubo una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.

2 Hay en Jerusalén, junto a la Probática, una piscina que se llama en hebreo Betesda, que tiene cinco pórticos.

3 En ellos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos, paralíticos, esperando la agitación del agua.

4 Porque el Ángel del Señor bajaba de tiempo en tiempo a la piscina y agitaba el agua; y el primero que se metía después de la agitación del agua, quedaba curado de cualquier mal que tuviera.

5 Había allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo.

6 Jesús, viéndole tendido y sabiendo que llevaba ya mucho tiempo, le dice: "¿Quieres curarte?"

7 Le respondió el enfermo: "Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se agita el agua; y mientras yo voy, otro baja antes que yo."

8 Jesús le dice: "Levántate, toma tu camilla y anda."

9 Y al instante el hombre quedó curado, tomó su camilla y se puso a andar. Pero era sábado aquel día.

10 Por eso los judíos decían al que había sido curado: "Es sábado y no te está permitido llevar la camilla."

11 El le respondió: "El que me ha curado me ha dicho: Toma tu camilla y anda."

12 Ellos le preguntaron: "¿Quién es el hombre que te ha dicho: Tómala y anda?"

13 Pero el curado no sabía quién era, pues Jesús había desaparecido porque había mucha gente en aquel lugar.

14 Más tarde Jesús le encuentra en el Templo y le dice: "Mira, estás curado; no peques más, para que no te suceda algo peor."

15 El hombre se fue a decir a los judíos que era Jesús el que lo había curado.

16 Por eso los judíos perseguían a Jesús, porque hacía estas cosas en sábado.

17 Pero Jesús les replicó: "Mi Padre trabaja hasta ahora, y yo también trabajo."

18 Por eso los judíos trataban con mayor empeño de matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose a sí mismo igual a Dios.

19 Jesús, pues, tomando la palabra, les decía: "En verdad, en verdad os digo: el Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre: lo que hace él, eso también lo hace igualmente el Hijo.

20 Porque el Padre quiere al Hijo y le muestra todo lo que él hace. Y le mostrará obras aún mayores que estas, para que os asombréis.

21 Porque, como el Padre resucita a los muertos y les da la vida, así también el Hijo da la vida a los que quiere.
22 Porque el Padre no juzga a nadie; sino que todo juicio lo ha entregado al Hijo,

23 para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo ha enviado.

24 En verdad, en verdad os digo: el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna y no incurre en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida.

25 En verdad, en verdad os digo: llega la hora (ya estamos en ella), en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán.

26 Porque, como el Padre tiene vida en sí mismo, así también le ha dado al Hijo tener vida en sí mismo,
27 y le ha dado poder para juzgar, porque es Hijo del hombre.

28 No os extrañéis de esto: llega la hora en que todos los que estén en los sepulcros oirán su voz

29 y saldrán los que hayan hecho el bien para una resurrección de vida, y los que hayan hecho el mal, para una resurrección de juicio.

30 Y no puedo hacer nada por mi cuenta: juzgo según lo que oigo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado.

31 "Si yo diera testimonio de mí mismo, mi testimonio no sería válido.

32 Otro es el que da testimonio de mí, y yo sé que es válido el testimonio que da de mí.
33 Vosotros mandasteis enviados donde Juan, y él dio testimonio de la verdad.

34 No es que yo busque testimonio de un hombre, sino que digo esto para que os salvéis.

35 El era la lámpara que arde y alumbra y vosotros quisisteis recrearos una hora con su luz.

36 Pero yo tengo un testimonio mayor que el de Juan; porque las obras que el Padre me ha encomendado llevar a cabo, las mismas obras que realizo, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado.

37 Y el Padre, que me ha enviado, es el que ha dado testimonio de mí. Vosotros no habéis oído nunca su voz, ni habéis visto nunca su rostro,

38 ni habita su palabra en vosotros, porque no creéis al que Él ha enviado.

39 "Vosotros investigáis las escrituras, ya que creéis tener en ellas vida eterna; ellas son las que dan testimonio de mí;

40 y vosotros no queréis venir a mí para tener vida.

41 La gloria no la recibo de los hombres.

42 Pero yo os conozco: no tenéis en vosotros el amor de Dios.

43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viene en su propio nombre, a ése le recibiréis.

44 ¿Cómo podéis creer vosotros, que aceptáis gloria unos de otros, y no buscáis la gloria que viene del único Dios?

45 No penséis que os voy a acusar yo delante del Padre. Vuestro acusador es Moisés, en quién habéis puesto vuestra esperanza.

46 Porque, si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque él escribió de mí.

47 Pero si no creéis en sus escritos, ¿cómo vais a creer en mis palabras?"

 

 

 

Sobre el Evangelio de San Juan, capítulo V

Por: Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

Jesús va a Betzatá,

al manantial de la misericordia.

Allí esperan curarse de sus males

cuando la fuente brota

y el agua del recinto se remueve

señalando las horas.

Jesús, el agua viva,

atiende a un paralítico, que no osa

meterse en la piscina,

pues sabe que sus piernas le demoran.

El poder salvador de Jesucristo

es fuerza creadora.

Con el consentimiento del enfermo,

le cura y le perdona.

Como el Padre, de trabajar no cesa,

el sábado no es óbice en su historia.

Los judíos le tachan de blasfemo

y a su igualdad con Dios, de sospechosa.

Jesús, con este signo,

muestra su unión con Dios, que está en sus obras.

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

 

Poesías relacionadas:

(Para regresar, después de visitar la poesía,
pulse el retroceso de su navegador)

 

Es sábado, Señor

La lección de catecismo

Padre

 A Cristo

No importa

Hay...

Todo me lleva a Ti

Soy lo que soy, Señor

Tu voz

Tu sonido

Conjuro

La muerte

Futuras mariposas

No permitas, Señor

Hágase tu voluntad

Una sola ofrenda

Hay amor y verdad

Caminando a Emaús, yo te añoraba

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando
estas páginas, pulse
AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos

Evangelio de San Juan (Portada)

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés

Contenido

Pintor cuadro superior: Murillo