Evangelio de San Juan

Capítulo I1I: Juan 3,1-36

 

1 Había entre los fariseos un hombre llamado Nicodemo, magistrado judío.

2 Fue éste donde Jesús de noche y le dijo: "Rabbí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede realizar las señales que tú realizas si Dios no está con él."

3 Jesús le respondió: "En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de lo alto no puede ver el Reino de Dios."
4 Dícele Nicodemo: "¿Cómo puede uno nacer siendo ya viejo? ¿Puede acaso entrar otra vez en el seno de su madre y nacer?"

5 Respondió Jesús: "En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios.

6 Lo nacido de la carne, es carne; lo nacido del Espíritu, es espíritu.

7 No te asombres de que te haya dicho: Tenéis que nacer de lo alto.

8 El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que nace del Espíritu."

9 Respondió Nicodemo: "¿Cómo puede ser eso?"

10 Jesús le respondió: "Tú eres maestro en Israel y ¿no sabes estas cosas?

11 "En verdad, en verdad te digo: nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero vosotros no aceptáis nuestro testimonio.

12 Si al deciros cosas de la tierra, no creéis, ¿cómo vais a creer si os digo cosas del cielo?

13 Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre.

14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre,
15 para que todo el que crea tenga por él vida eterna.

16 Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.

17 Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

18 El que cree en él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios.

19 Y el juicio está en que vino la luz al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

20 Pues todo el que obra el mal aborrece la luz y no va a la luz, para que no sean censuradas sus obras.

21 Pero el que obra la verdad, va a la luz, para que quede de manifiesto que sus obras están hechas según Dios."

22 Después de esto, se fue Jesús con sus discípulos al país de Judea; y allí se estaba con ellos y bautizaba.

23 Juan también estaba bautizando en Ainón, cerca de Salim, porque había allí mucha agua, y la gente acudía y se bautizaba.

24 Pues todavía Juan no había sido metido en la cárcel.

25 Se suscitó una discusión entre los discípulos de Juan y un judío acerca de la purificación.

26 Fueron, pues, donde Juan y le dijeron: "Rabbí, el que estaba contigo al otro lado del Jordán, aquel de quien diste testimonio, mira, está bautizando y todos se van a él."

27 Juan respondió: "Nadie puede recibir nada si no se le ha dado del cielo.

28 Vosotros mismos me sois testigos de que dije: "Yo no soy el Cristo, sino que he sido enviado delante de él."

29 El que tiene a la novia es el novio; pero el amigo del novio, el que asiste y le oye, se alegra mucho con la voz del novio. Esta es, pues, mi alegría, que ha alcanzado su plenitud.

30 Es preciso que él crezca y que yo disminuya.

31 El que viene de arriba está por encima de todos: el que es de la tierra, es de la tierra y habla de la tierra. El que viene del cielo,

32 da testimonio de lo que ha visto y oído, y su testimonio nadie lo acepta.

33 El que acepta su testimonio certifica que Dios es veraz.

34 Porque aquel a quien Dios ha enviado habla las palabras de Dios, porque da el Espíritu sin medida.
35 El Padre ama al Hijo y ha puesto todo en su mano.

36 El que cree en el Hijo tiene vida eterna; el que rehúsa creer en el Hijo, no verá la vida, sino que la cólera de Dios permanece sobre él."

 

 

 

Sobre el Evangelio de San Juan, capítulo III

Por: Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

La noche que abre el día

reverbera la luz nacida en la Palabra,

en Bautismo y Espíritu.

El Sol infunde el Reino en novicia mañana.

El Padre, Dios-Amor,

obsequia con la Vida, principio de la gracia

por el Hijo en la cruz, vencedor de la muerte,

autor de Nueva Alianza.

Agua y sangre que brotan del hendido costado,

revelación de gloria y de azul esperanza.

ablución y alimento,

engendran la existencia con pureza en el alma.

 

En el juicio final

será la fe en Jesús pasaporte hacia el Reino.

Testimonio y Pasión, la luz en las tinieblas,

surgida de lo alto, de las fuentes del cielo.

El que cree en el Hijo tendrá la vida eterna.

Sagrado manifiesto,

promesa del Mesías a sus fieles discípulos,

bautismal documento.

Emma-Margarita R. A.-Valdés

 

 

Poesías relacionadas:

(Para regresar, después de visitar la poesía,
pulse el retroceso de su navegador)

 

Tengo fe

Dame tu luz

Hoy se cumple la Escritura

Naciendo al morir

El viento del Sur

Tu amor

Tú eres fuego, aire, agua, tierra

Destino de amor

Soy movido

Espíritu inmortal

Soy lo que soy, Señor

Soy música

Es amor

Algo etéreo

Amor eterno

Hombre y Dios

Juan Bautista

Juan abrió las veredas

María, tu hijo te anuncia su última cena

Pasión y muerte del Señor (Semana Santa)

Vísteme, Señor, para las bodas

 

 

Si quiere enviar un mensaje recomendando
estas páginas, pulse
AQUÍ

Añada este sitio a sus Favoritos

Evangelio de San Juan (Portada)

Libros de Emma-Margarita R. A.-Valdés

Contenido