Cuando la tempestad abate las luciérnagas
sobre mi barca adormecida,
varada tierra adentro, abarloada al Sol,
veo el perfil de mi atalaya.



Cuando la marejada remueve los recuerdos
y la espuma se funde con la lluvia,
las gotas martillean mis pétalos tardíos
entre los secos arrecifes.



Cuando en el viento llegan los salmos olvidados
desde el rojo horizonte
y su son me golpea, en mi interior descubro
rumor de cruces y de espigas.



Cuando el trueno y el rayo despiertan los ocasos
y los pavos reales chillan
con miedo irracional, mi sangre se levanta
como sonido y resplandor.



Cuando asoma la calma con rubor de crepúsculo
por desnudas vigilias de álabe
y la aurora resurge, inteligible y próxima,
se abre la catedral del cosmos.



Cuando el arco de paz cruza el umbral del cielo
desde la cumbre fría y húmeda,
la irisación del alma despliega mis colores
sobre la inmensidad del aire.



Cuando tu voz, Habib, descorteza las selvas
y es cedro y roble y fuego y nieve,
vuela azul el halcón, se estremecen las palmas
y mis latidos gritan : ¡GLORIA!.


Emma Margarita R.A.-Valdés

Del libro: "Algarabía"
Editorial: Obra Social y Cultural de Cajasur.
Prohibida su reproducción sin expreso consentimiento.



Música: Ilnoom